martes, 27 de diciembre de 2011

Café de Narrativa


El día 21 de diciembre mis compañeros/as del Taller de Narrativa quedamos para continuar con nuestros encuentros literarios en la cafetería la Antigua. Para la ocasión les mandé deberes, debíamos explicar por qué escribiamos. Esta es mi aportación en video que mi amiga-paisana Ana la chica del Blog de Certificado de Existencia me ha hecho.

También tenemos un blog colectivo que se llama 'Lo que pienso lo escribo'

Aprovecharé este momento y escribiré en ambos blogs mi pequeña aportación al encuentro. Aquí porque no sé sí lo escucharéis bien, por el ruido de fondo y todo eso.







POR QUÉ ESCRIBO

No sé como ocurrió esta aventura de escribir, sé que antes de que las palabras se sujetasen mi caligrafía en el papel, las palabras viajaron a modo de cuentos a través de la voz de mi abuelo hasta mis oídos. Cuentos con los que imaginaba un mundo de fantasía y que quedaron en mi interior como una semilla que germina igual a una planta. Pero hasta que no aprendí a leer y a escribir, no pude materializar mis sueños. Recuerdo que siempre atesoraba un cuaderno y un lápiz entre las manos, y con aquellos objetos me sentía protegida, tanto que, a cualquier contratiempo que sucediera los aprisionaba contra mi pecho. Aquellos cuadernos que confeccionaba con papel de estraza y grapadora, me permitieron dibujar princesas sin diadema y contar historias que me quitaban la angustia.

Con los años y el acné sobre mi cara, cambié las princesas por historias de amor, y los cuentos, por versos tristes que enraizaba en interminables libretas de cuadritos. Emborronaba con tinta de bolígrafo el desengaño, el desamor y todos los sentimientos que por entonces afloraban en mi habitación. Mi cuarto, en muchas ocasiones se convirtió en celda de castigo y, fue allí donde las palabras se bañaban con mis lágrimas, pero también allí afilaba mi lápiz y ensartaba el miedo para que las palabras brotaran de mi boca.

Hubo una época en la que me aferré a las palabras como el único puerto de un barco que hacía aguas, e incluso a punto de irse a la deriva. Fueron noches de insomnio, las cuales el sueño no se dejaba querer, y las busqué a conciencia para trazarme un camino. Otras veces eran ellas las que reclamaban mi atención; las presentía dentro y deseaban salir en forma de versos o frases sueltas que más tarde formarían cadenas de palabras junto a mis folios.

Con el tiempo, mi necesidad de escribir se debía a querer reconciliarme con mi vida; igual mi vida estaba llena de historias que pasaron muy deprisa por mi lado y casi sin darme cuenta deseaba volver a recordarlas y que las palabras me dijeran como fue. Las historias eran piezas de un puzle que no acertaba a encajar, de alguna manera, escribirlas le daban forma, la forma para entender cómo sucedieron algunas acciones que andaban inconexas e incompresibles en mi memoria.

Después de mantener una relación de amor y odio con las palabras, ahora sostenemos una relación íntima, ellas me dejan transmitir mis sentimientos y emociones, y yo las ayudo a imaginar o a soñar por otras sendas de la vida.

19 comentarios:

ana dijo...

Esa relación íntima, ahora la disfrutamos todos.

GRACIAS.

Encarni dijo...

Gracias Ana, es cierto, todos tenemos una relación íntima con la escritura y por eso también la disfrutamos todos/as.

Besos guapa.

Montserrat Sala dijo...

Me ha gustado mucho tu escrito, y verlo como lo leias, ha sido toda una estupenda experiencia. Tu
amiga Ana, que está dominando o empieza a dominar
todos los medios, ha hecho un buen trabajo.
Tu relato en primera persona tiene mucho bueno por comentar. Esta historia íntima con el lapiz y la libreta que tu misma te confeccionabas, no puede tener otro destino que el que tu quieras darle y que te pide a gritos. La escritura. Creo que puedes llegar a sitos mas relevantes, a esos que tienen quienes trabajan duro con su elección.
Lo veo así. Un beso.

San dijo...

Gracias a esos primeros cuentos, gracias a esos primeros borrones en papel de estraza hoy disfrutamos todos de ese universo de palabras que te brotan.
Un abrazo.

El Drac dijo...

Así que ayudas a las palabras a imaginar o soñar ¿Eh? Bueno, creo que es un buen trueque entre ustedes..
Un gran abrazo y ¡¡FELIZ AÑO!!

mariajesusparadela dijo...

Escribir siempre nos salva y nos redime.

Maruja dijo...

Hola amiga, me ha llegado al alma tu relato sobre la escritura, una acción que deberíamos practicar más amenudeo. Feliz Año.
Un saludo

Jose Vte. dijo...

Encarni, si yo fuera capaz de trasmitir mis sentimientos de porqué escribo, me gustaría que se pareciera a la manera en que tu lo has expresado. Se nota mucho amor a traves de las palabras y por las palabras.

Un fuerte abrazo

emejota dijo...

¡Guapa!, me ha parecido estar ahí mismito con solo cerrar los ojos. Bs.

ibso dijo...

Grato es escuchar tu voz en este video donde narras tu "por qué escribo". Lástima el ruido de fondo.
Te deseo un FELIZ AÑO NUEVO, cargado de ilusiones y sueños cumplidos.
Un fuerte abrazo.
ibso

Esilleviana dijo...

Estoy de acuerdo con Ana, gracias a ese amor-odio que siempre has mantenido con las palabras hoy te leemos y disfrutamos de tus sensaciones y emociones.
y además MªJesús, escribir nos rescata del olvido que se perpetua en nuestros recuerdos.

me encantó esta lectura, sin duda, tienes motivos suficientes para escribir :))

un abrazo
y feliz año nuevo.

alma dijo...

Que alegría que encuentres tantas razones para escribir, Encarni, ojalá nunca te falten. Se parece mucho a lo que yo habría dicho( sin duda mucho peor y en mucho más espacio) Un abrazo,guapa, voy a ver ese blog nuevo :)

Isabel Martínez Barquero dijo...

Sincero tu texto, Encarni. Y mira que es difícil explicar la causa de la escritura, porque no es una, son muchas y variadas. Cada página tiene su porqué, su razón, quizá distinto a otras, quizá.
Hace unos días, un buen amigo hacía referencia en su blog a las razones por las que uno escribe. Yo, que nunca he investigado estas razones últimas, le decía que lo hago porque no sé vivir sin hacerlo, porque me desequilibro si no escribo, porque no me aguanto a mí misma sin perderme en la ficción, por placer, por pasión, por vicio. Quise ser normal, no escribir hace años, pero imposible, chica, y es que cuando la cabra tira al monte...
Un abrazo grandísimo y mis mejores deseos para ti en 2012.

Azulceleste dijo...

Sigue escribiendo porque los que te seguimos los disfrutamos.
Espero poder seguir leyendote.
Abrazos y
Feliz Año
Que todo lo que deseas te sea dado en él

Tonet dijo...

Una preciosidad Encarni!!!!!! Un texto muy sentido, me encanta :)

Cariño, no llegué para la Navidad pero aquí estoy para desearte un muy feliz año nuevo. En realidad te deseo toda una vida de amor y luz.

Un besazo :)

El antifaz dijo...

Feliz año nuevo. Ojo que las palabras no son amigas de nadie, sino de todos, y a veces son ellas las que juegan con nosotros. Disfrútalas.
Besos y feliz año nuevo.

felicitat dijo...

Encarni, te deseo mucha fuerza para seguir escribiendo en ese taller y una feliz entrada de año. Besos,

anuar bolaños dijo...

La fuerza que le da forma,
(esa que se ve a si misma
pues el alma describe al alma),
nace cristalina,
trae vocación de vitral o calidoscopio,
es transparente y se enturbia
y quiere aclararse.

Esilleviana dijo...

:)
gracias por tu comentario y punto de vista, siempre tan original.

un abrazo
:)