martes, 28 de septiembre de 2010

Multado por pobre

El despertador sonó marcando su rutina a las 5.30 de la mañana. Después de 25 años la relación con el tiempo se hacía cada vez más densa, y apuntaba como todas las relaciones, al cansancio y al hastío. Se sentó en el borde de la cama y miró aquel diminuto objeto de la mesita que lo sacaba todas las mañana de la cama, con la poca luz que entraba por su ventana observó a su mujer abrazada a la almohada. En la oscuridad buscó sus zapatillas y se incorporó acompañado del sueño que aún tenía entre los ojos y caminó hacia la ducha para despejarse. Con sólo pensar en la empresa el café recién hecho se le ahogaba en la garganta. Nada iba bien. Había que vender a toda costa, pero la venta se desplomó rompiendo todas las estadísticas, y apareciendo los daños colaterales: los despidos.

La noche se agotaba en su reloj y de camino a la furgoneta pensó que pronto saldría el sol. En la calle respiró el olor dulzón que despedía la fábrica de galletas pellizcándole el estómago. Al abrir la puerta de la furgoneta para entrar en ella, ésta quedó tan descolgada que la tuvo que sujetar con ambas manos y cerrarla tras de sí. Antes de arrancar se quedó unos segundos asimilando la frialdad del interior.

El verano había sido como un desierto, mucha calor y pocos habitantes en la ciudad, poca venta, poco dinero, pocos recursos, muchos gastos muchas facturas y una gran avería. Los bolsillos vacios, rotos o remendados y cada día comenzar de nuevo. Ahora se culpaba a los productos de pastelería y bollería de la obesidad infantil y por tanto la publicidad visitaría guarderías, colegios e institutos. Contra eso nada se podía hacer.



Arrancó , se incorporó a la carretera y a su camino de autónomo hasta la empresa, allí como cada día cargaría su furgón y visitaría a sus clientes; personas que al frente de un negocio manifestaban su inquietud ante el futuro incierto que les deparaba el comercio en semejantes circunstancias de crisis. En otros establecimientos aguardaban otros comerciales en la zona de carga y descarga, así que avanzó un poco más y estacionó su vehículo invadiendo la acera por unos minutos. Desde hacía unos meses odiaba su trabajo, las calles estrechas, las obras en la ciudad, el tráfico, las distancias… Y mañana huelga general, un día sin trabajo.

Sonó el teléfono móvil. Su madre le contó que su hermano se mudaría con toda la familia ya que no podía hacer frente al alquiler de su vivienda y estaban acondicionando la casa para ellos. Le pedía que el día de la huelga se acercara a echarles una mano. Colgó y caminó cabizbajo hasta la furgoneta. Al subir observó un papel sobre el parabrisas. Descubrió que era una multa por mal estacionamiento. Con el teléfono todavía en la mano llamó a su mujer buscando algún refugio, algo verdadero a lo que sujetarse.






-Te han multado por ‘pobre’, míralo como una metáfora. Esta crisis por sí sola es una gran multa para todos los pobres, por estar mal estacionados o mal ubicados o somos muchos.-la oyó resoplar- Y mañana vas de huelga… - le dijo su mujer antes de colgar.



(Las fotos son sacadas de google)

35 comentarios:

Anónimo dijo...

Un relato verdadero y genial. Mañana habrá huelga, nos jugamos mucho. Esta noche marcho con el piquete. Viva la huelga general!!!

Jose Vte. dijo...

Muy buen relato, tierno, sencillo y muy bien narrado como sueles hacer habitualmente, además de una original manera de acercarse al asunto de la huelga general.
Esperemos que ocurra lo que ocurra mañana, sea para bien de todos los trabajadores de este pais, y que todo transcurra con buen orden y sin incidentes.

Un abrazo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Vívido relato que refleja nuestra cruda realidad, que se empapa del desánimo que nos invade, que denuncia la injusticia de este mundo donde sólo pagamos unos cuantos.
Tiene garra, Encarni, mucha garra. El tono que has conseguido me gusta mucho.
Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Sí, la huelga es no cobrar en el trabajo y seguir trabajando gratis...
Buen relato.
Se te echa de menos.

Anna Jorba Ricart dijo...

Me ha gustado el relato, esta sensación la tenemos muchos trabajadores...pero a mi me puede más el desencanto, lo poco que me creo a los dirigentes,¿dónde han estado los sindicatos a la hora de pactar y negociar?... Hace años que he vivido con el sueldo congelado como trabajadora de la Seguridad Social y ahora más de lo mismo...y sin quejarme pues el trabajo no me falta......la huelga anterior me costó 30.000pesetas por secundarla...
este año si soy sincera...¡me alegro estar de baja¡...

Encarni dijo...

Anónimo, daría por buena tu labor si de verdad se consiguiera algo, pero la cosa está muy complicada, y sólo tengo preguntas ¿por qué nos toca siempre a nosotros/as?

Salud2.

Encarni dijo...

José Vte, tal vez sea porque soy escécptica por naturaleza o porque soy realista con todo lo que me rodea que... ojalá sirva para algo. Mañana estaremos de huelga.

Un abrazo.

Encarni dijo...

Isabel, no sé si servirá de algo esta huelga, porque los problemas reales, los cotidianos, los del día a día no los resuelve una huelga. Una huelga sirve para demostrar un desacuerdo, manifestar un mal estar,incluso puede demostrar incertidumbre con el futuro, pero los problemas surgen cada día y para eso no hay solución ni varitas mágicas. Eso era lo que quería mostrar.

Un beso, guapa.

Encarni dijo...

Maria Jesus, en estos días he estado muy ocupada con varias cosillas que me tenían la cabeza llena.
A partir de ahora tendré un ritmo distinto, pero estaré cuando pueda. Gracias guapa. Un abrazo.

Encarni dijo...

Fijate el derecho a la huelga se penaliza, y siempre salimos perdiendo los mismos, a mi me desmoraliza la injusticia y mira que existen en el mundo, y bastante cercanas.

Para mi esta huelga debería de valer para algo, no sé para decir que la reforma laboral así no se hace, pero también para no perder lo que ya habiamos conseguido en otras luchas.

Un abrazo Anna.

emejota dijo...

Desgraciadamente siento como Anna, por ello y en cuanto vi ocasión me alejé del sistema en la medida de lo posible, claro. Por entonces ya se vislumbraba lo que apenas acaba de empezar, entonces fui egoista preferí vivir a mi aire.
Está bien protestar, pero no servirá de nada, los pequeños, los más, las pobres hormigas, solo somos carne de cañón, las decisiones las toman quienes disparan los cañones y los gobiernos son marionetas.
Al margen de la amargura, huelga decir que me encanta como cuentas la realidad. Un gran abrazo.

beker dijo...

La verdad que es una suma, una cosa tras otra y los que más lo sienten son los que menos margen tienen. A la huelga claro que si, porque está todo fatal, aunque no hay ninguna alternativa. Besos

Anónimo dijo...

Durante el primer tramo de la jornada de huelga hemos parado la recogida de basura, el servicio de correos, los suministros de mercados y el transporte público. Las noticias que hay de las grandes capitales van en el mismo sentido: el paro en estos sectores es, prácticamente, total. Total ausencia también de incidentes salvo el comportamiento gamberro de algún vándalo que ya ha sido corregido. Mujeres y hombres al 50% en el piquete, la mayoría gente joven. Buen humor y caras alegres. Otras huelgas han sido mucho más duras. Me ducho, tomo un café y vuelvo a la calle con los compañeros. Desde que entramos en acción se me ha ido el miedo. (Esto no es un deporte entre caballeros con reglas y servicios mínimos que hay que respetar. La huelga hay que ganarla en la calle y en los centros de trabajo. Tenemos a la policía y a la guardia civil constantemente frente a nosotros).

La huelga general ha sido siempre un intento de la clase trabajadora por establecer un orden en el caos capitalista. Como dirían los filósofos, el momento en que la humanidad rompe colectivamente con la heteronomía y crea conscientemente su propio destino. La construcción de la civilización se hace a partir de ahí; un nuevo estado, un nuevo orden social más racional y humano germina con la semilla de la huelga general, superando el estado del capitalismo que no conoce otra ley que la de la selva: los que tienen lo pueden todo y los que no tienen no pueden nada.

Claro que sirve la huelga general. Incluso habiéndose degradado en una sola jornada de protesta, un día de paro que parece casi de fiesta (si bien nos lo quitarán del sueldo), sigue conservando su nombre; aunque nuestros sindicatos se hayan vendido muchas veces, los trabajadores y trabajadoras lo sabemos. En nuestras aspiraciones más nobles y elevadas sabemos lo que significa la huelga general.

Salud.

Calvarian dijo...

La huelga no servirá para nada. A mi ya me soplan 70 euros desde hace meses y no los voy a recuperar. Una huelga a destiempo, demasiado tarde, una huelga que debería hacer cambiar de gobierno que es lo que hace falta y va dirigida y pactada( si digo pactada, porque a partir de mañana no pasará nada, los sindicatos habrán quedado medio bien y el gobierno también), Perjudicados...los que pararon y perdieron el sueldo)
No voy a comentar lo de tu anónimo porque no me merece la pena. Estos discursos me dan repelus. Además no me gustan los anónimos.
Bésix

El antifaz dijo...

La huelga servirá para lo que nosotros queramos que sirva. Si queremos, cambiamos esto. si nos conformamos, nos seguirán quitando trocitos de lo poco que nos queda.
Besos.

AROBOS dijo...

Tu relato está muy pegado a la realidad y vivimos una realidad decepcionante desde todo punto de vista. Pero lo que más me gusta es tu manera de contarlo. Saludos, amiga Encarni.

Ana dijo...

Estupenda metáfora la de "MULTADO POR POBRE", en la que partes de una realidad cercana (y también conocida por mí en otros tiempos), para pasar a la realidad de todos. Hemos pagado una multa que no merecíamos, y ahora tenemos que seguir pagando, para rellenar ese sumidero capitalista por el que se nos han ido las ilusiones de alcanzar cotas más altas de democracia y de universalización de una sociedad de bienestar y libertad.

Un abrazo Encarni y un saludo al trabajador de la furgoneta.

Utopazzo dijo...

Al momento me he visto reflejado en este relato que a muchos podrá parecerle "ficticio", mas sé de sobra de su autenticidad. Situaciones muy, muy parecidas he vivido, hemos vivido y viviremos pues como bien dices, "nos pasa por pobres"...así es la cruda realidad.
Termino con algo referente a tanto comentario que anda por aquí sobre la huelga: no sé si servirá para algo positivo o negativo; el tiempo lo dirá; pero es bastante frustrante, saber con total certeza que esta gran crisis la propició el voraz capitalismo de siempre... y atentos a lo que puede avecinarse (sin querer ser agorero) pues ya lo dijo un genio como era J. Saramago, esta crisis, es para durar mucho...ojalá se equivocase.
Saluda a mi amigo y ex-compañero de trabajo.

Encarni dijo...

Emejota, a veces el único recurso que tiene un trabajador es protestar mediante una huelga, porque sólo tiene su trabajo y se le va la vida en ello. De todos modos a partir de mañana veremos si se han medido las fuerzas.

Pero dejame decirte que si te saliste del sistema, eres un poquito anti-sistema no todo el mundo puede permitirse salirse de él.

Un abrazo solidario.

Encarni dijo...

Beker, sí, vamos sumando, pero esa suma es negativa, por lo tanto los números van dejando de ser rojos para estar encarcelados y por eso somos prisioneros de esta crisis, también a este respecto tenemos algo que decir.
Un abrazo.

Encarni dijo...

Anónimo, celebro que todo haya salido bien, además darte las gracias por esta crónica de primera mano. Pienso que se debe pelear en la medida que se pueda, y en el espacio que tengamos delante de nosotros. Yo intento hacerlo, tal vez a un nivel más personal.
Espero que esto este esfuerzo haya servido para algo.

Salud2.

Encarni dijo...

Calvarian, fijate que yo pienso que una huelga, sólo una no es suficiente. Como ya he comentado antes los problemas cotidianos no se van a resolver con la huelga, pero estamos perdiendo derechos, cada día, y cada vez tenemos menos herramientas con las que defendernos. Yo ante toda esta crisis me preguntaba, dónde estaban todos los economistas, contables financieros, todos esos cerebros eminentes que no tuvieron ninguna previsión de esta caida a nivel mundial.
Por otro lado estamos en Europa, pertenecemos a la comunidad europea, y se está viendo la política y las medidas que están tomando.
También hoy, en Europa se han manifestado contra la reforma laboral, esto también quiere decir algo.
En una cosa estoy de acuerdo contigo, en que los sindicatos han esperado mucho para hacer la huelga.

Abrazix.

Encarni dijo...

Antifaz creo que debemos tener muy presente esta huelga, y que sirva en efecto para lo que nosostro/as queramos, si no es así, deberiamos tener un seguimiento de todo este proceso de la reforma laboral y actuar en consecuencia.

Besos, anti.

Encarni dijo...

Amigo Arobos, me apetecía contar mi realidad, que de alguna manera va siendo la realidad de otros/as, ya ves que estamos abocados a que sea una plaga.

Saludos.

Encarni dijo...

Ana, en una multa de tráfico existe la opción de reclamar con un pliego de descargas si no estamos de acuerdo con ella, ante esta multa social, nos quedaba reclamar con una huega general. Los resultados serán inciertos o no pero si tenemos la alternativa a reclamar, yo apuesto por reclamar.

Un beso Ana. Ah y le he dado tu saludo a mi trabajador.

Encarni dijo...

Utopazzo, mira que es pequeño este mundo virtual y bloguero, pero oye me he alegrado un montón de que andes por aquí, ya me he acercado a tu rinconcito y me parece genial.
A ver, qué te voy a contar que tú no sepas, la historia te habrá sonado mucho, mucho,ya lo creo, pero a qué después de tanto tiempo parece que fue hace un siglo,no?

Fijate como un contable debe llevar una empresa, pues imagina como los responsables financieros, economistas, y todos los que llevan el 'cotarro' del dinero de un país no se hubiera percatado de los números que se avecinaban, pero esto, a nivel mundial. Cada cual es su parcela y con elementos específicos de cada economía. No lo entiendo. Pero supongo que el capitalismo tiene mucho que ver en todo esto, y si no es así que me lo expliquen.

Saludos amigo violinista, los tuyos ya han llegado a su destino :)

Miguel Ángel dijo...

Tu relato refleja demasiado bien la vida de la que ha sido hasta ahora mi gente. Y presumo que, salvando alguna distancia, no difiera demasiado de la que me está llegando, aunque lo disimulen con brillos de oropel.
Mucho me temo que ese complejo de “títeres” siempre en manos de otros no sólo no vaya a desaparecer, sino que aún se puede acentuar más.
Como cantaba una vieja jota de mi tierra, “triste invierno hemos pasado…”

Muy bien escrito, Encarni, pero lo que expresas está mucho mejor.

lemaki dijo...

Es muy crudo lo has escrito en este post, de un modo tan exacto y concreto, lo que sucede en la vida real. Ser autónomo o trabajador por cuenta ajena, vendiendo cualquier producto o de comercial es muy complicado y tal como están las ventas, resulta muy difícil poder sobrellevar estas situaciones. Mi hermano tiene una granja avícola y tus palabras me han recordado todas sus quejas e impresiones desde que comenzó este aprieto y estrangulamiento, en un principio financiero y más adelante bancario.

Sí, es cierto, está muy bien escrito y descrita la realidad que nos rodea. Esperemos que no se demore demasiados años la progresiva recuperación económica.

saludos.

don vito dijo...

Hola, bello blogg, preciosa entrada, te encontré en un blogg común, si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buen día, besos.

Isabel Romana dijo...

¿Recuerdas aquel viejo dicho: "Si la mierda fuera oro, los pobres no tendrían culo"?. Pues eso. Muy bien escrito. Un abrazo, guapa.

Encarni dijo...

Miguel Angel mucho me temo que esto no puede ir a mejor, sino que irá muy, muy lentamente en declibe. Un saludo.

Lemaki hay muchas historias de este tipo, muchas, pero la autoexplotación está permitida en el terreno de los autónomos. Saludos.

Don vito, un extraño nombre para un poeta, gracias por visitarme, me acercaré hasta su tierra bloguera. Un saludo.

Isabel, desconocía este dicho, la verdad es que hay muchas cosas que desconozco, por eso me gusta aprender. Gracias. Un abrazo.

druida dijo...

Yo estoy un poco arto y desilusionado del sistema, siempre tienen que decirte lo que tienes que hacer. Tienes derecho a votar y si no votas te hacen sentir mal por los que no pudieron hacerlo, si no vas a la huelga por que no estás conforme con el comportamiento de los sindicatos te llaman esquirol.
Me pregunto yo ¿Dónde está el derecho a actuar como persona libre de pensamiento y obra?
No es suficiente con que trabaje durante medio año para pagar impuestos varios, que encima me quieren manipular para sus fines políticos. Como dijo un gran político a la mierda.
Sinceramente con que animo va a la huelga la persona del relato, por lo menos aún le queda familia porque en otros casos esta crisis también está destrozando familias

Encarni dijo...

Druida, dice un refrán que si la pobreza entra por tu puerta, el amor sale por la ventana, es cierto que esta crisis se está llevando por delante muchas familias, algo que tiene dificil solución.

Nuestra vida gira entre el sistema y nosotros, nosotros y el sistema, el equilibrio no existe, pero andamos en medio de todo lamentablemente.

Un saludo.

Eva Magallanes dijo...

Hola Encarni, es un relato de una tristeza hosca, punzante; y refleja como el trabajo se ha transformado cada vez más en una tortura para la mayoría; el pago es escaso, el abuso mucho, ya no dignifica si no que degrada... "una gran multa para todos los pobres, por estar mal estacionados o mal ubicados o somos muchos.", esta frase es muy fuerte pero muy cierta. Somos los ciudadanos trabajadores los que hemos de lograr transformaciones en el sistema.
Te dejo un beso y mi gratitud por tu presencia en mi blog.

Daniel dijo...

Hola hermanita! Decirte que me encanta el blog, me gustaría dejarte mas comentarios, pero hay veces que nose que decir por el nivel de tus visitantes (de los cuales también aprendo). Como todos dicen que trasmites mucho, que es ciento nos toca pagar esa multa por estar en una situación poco privilegiada. Que sí cuesta subir esa rampa sin meta, ahora parece que nos quieren ayudar poniéndonos a la espalda una mochila cargada. Somos afortunados porque no estamos tan mal (pero, hasta cuando? Porque cada vez perdemos mas derechos y somos mas esclavos). Pero bueno siempre nos puede tocar la lotería... lo malo es no disponer de ese euro para soñar. Un besoteeee