miércoles, 15 de septiembre de 2010

Ahora toca caminar






Ahora toca caminar con los pies en la tierra, las musas abandonan cualquier acto de presencia cuando aparece la realidad o cuando el tiempo quiere controlarlas bajo la presión creativa. Se disipan como un rayo de sol aclarando la niebla o las nubes, igual que esa borrachera que levita en nuestro interior y nos hace deambular con las palabras, y así, desaparecen con las prisas.

Ahora, estoy abriendo caminos, trazando líneas en papel, marcando directrices; ahora que la realidad aparece con vecinos y vecinas, con padres y madres, mis musas se niegan a visitarme porque no tienen espacio donde instalarse, ellas que prefieren soñar - y yo las dejo- pero saben que no les voy a prestar atención o muy poca porque habrá un momento que mi agenda se ocupe de teléfonos, reuniones, tutorías, estudios por acabar, sin olvidar esa araña doméstica que extiende sus múltiples brazos por la casa.

Ahora que la literatura me acompañaba los días tranquilos, se quedará pendiente en mi estantería esa lista interminable de libros que dormirá hasta que la realidad me dé un respiro o decida desconectarme de ella.

Ahora no podré asomarme a mi ventana cuando quiera, ni podré apoyarme con paciencia y dedicarme a la contemplación con los ojos de esas musas que quieren mirar a través de mí. Pero a pesar de todo, yo las buscaré, aún cuando esté cansada y el sueño me reclame con urgencia, trataré que no me dejen huérfana ante toda esta realidad que se avecina.

Mañana más (Barbara Lanzarote)

33 comentarios:

emejota dijo...

Es lo mismo que siempre me ha ocurrido cuando tenía cosas específicas de índole práctico que realizar, por ello las musas me visitaban mientras fregaba o barría las muy capullas, y dificilmente tenía opción de correr a apuntarlo, la araña esa me lo impedía. Lo de la araña doméstica me ha encantado, me lo voy a apuntar para no olvidarme. Un abrazo fuerte.

Calvarian dijo...

Creo que deberías pensar algo más en ti...
Bésix

Anusky66 dijo...

bella descripción de la vuelta a la rutina .El inicio del curso y el fin del verano hacen que las agendas se llenen de realidades ,pero siempre hay que buscar un espacio para las musas y para una misma.
un besazo

mariajesusparadela dijo...

Ia: pues somos legión, me parece.

Anna Jorba Ricart dijo...

Cada cosa en su momento y cuando no se puede, no se puede...para ser efectiva hay que dedicar tiempo a lo que se hace....y tú decides en qué lo puedes o lo debes de emplear...
¡cuidate!...es un buen principio de salud mental.

Encarni dijo...

Emejota

Las musas es que son muy pícaras, se presentan cuando les dan la gana, mientras no hagan acto de presencia cuando duermo, las perdono.

Pensé también en un pulpo por la cantidad de patas, pero aqui no venía al caso, jeje.

Un abrazo.

Encarni dijo...

Calvarian

Llevas toda la razón, debería ser más egoista, pero... no me sale. Lo mismo peco de quejica, pero creo que me alivia decirlo, y así continúo un poco más.

Abrazix.

Encarni dijo...

Anusky

Tal vez por eso continúo con mi blog, como un espacio para mí, y mis musas.Esta entrada ha surgido de todo lo que me espera este curso, aunque confío que no sea tan cargadito como el año pasado.

Un besote, guapa.

Encarni dijo...

Maria Jesús

Y dices bien, cada cual llenará la agenda de su realidad particular. Yo estoy comenzado a calentar motores.

Un abrazo

Encarni dijo...

Anna

Tengo mi lista de prioridades, y digo lo que tú, hasta donde pueda llegar. Resulta que el año pasado asumí la presidencia del AMPA y otras cosas de la comunidad que llevaba, eso añadido a mis estudios, y contando con mi arañita pues se me hizo un curso bastante intenso.
Este año es algo parecido, pero no estoy dispuesta a quemarme, lo que pasa es que nadie quiere responsabilidades y aqui está la menda para cargar con ellas. Lo de cuidarme va en serio, espero que no se me vaya la pinza,jejeje.

Un abrazo.

Miguel Ángel dijo...

Vuelvo y veo que has reparado suprimiendo el doble que tenías. Vengo a decirte que he pensado en lo que dices. Ah¡ la inspiración. La rutina, las labores, las arañas y el polvo, el maldito polvo que se adentra hasta las páginas de los libros…

La verdad, aún recuerdo tu abuela y su máquina, ¡si fue antes de ayer! Y tú, que entonces no pensabas sino en vivir, ¿ahora te preocupas de llevar las musas al teatro?

No hagas como Cela; o sí, haz como él. Vive y disfruta de la rutina, y ya tendrás tiempo y ocasión de contárnosla. ¿Porque eso es lo que quieres, no?

Isabel Romana dijo...

Mucho ánimo, encarni, que verás cómo poco a poco te vas adaptando al ritmo de trabajo y volverás a encontrar tiempo para las cosas que te gustan. En cuanto a las musas, aunque tú las abandones, ellas no te abandonarán a tí, estoy segura. Un abrazo.

Encarni dijo...

Miguel Angel

Debo de haberme explicado mal porque intento comprender lo que me dices y llego a la siguiente conclusión: cuando me dices que he reparado suprimiendo el doble que tenía, si te refieres al talento, igual no tenía el doble sencillamente las musas hicieron el trabajo y se marcharon dejándome en la mitad o quizá incluso menos.
Ah,pero la rutina no solo tiene polvo, tiene muchas más cosas, muchas, tantas que me gustaría ser egoista, y llevo muchos años de mi vida que me lo he propuesto y todavía no lo he conseguido. Resulta que las musas me abandonan y mi mundo se llena de personas con todo lo bueno y todo lo malo, y eso también me hace persona cuando estoy con ellas.

No conozco a Cela, no he leido nada suyo y creo que no lo haga, igual quiero que siga siendo un desconocido. Creo que Cela y yo no tenemos nada en común, ni siquiera la rutina.

Mis musas no van al teatro, o sí, la verdad es que no sé donde van, cuando vuelvan les preguntaré a dónde van.

Encarni dijo...

Isabel

Si fuera un trabajo de rutina y remunerado pues de algo hay que vivir. Pero si te dijera que todo mi trabajo es voluntario, que lo hago sencillamente por amor al arte, y que no hay precio para este trabajo y sí hay mucha responsabilidad y exigencia. Con todo esto me toca aprender y le año pasado aprendí bastante.

Un abrazo.

Jose Vte. dijo...

Las musas nos abandonan por que las obligaciones diarias también llamadas rutinas, las empujan poco a poco con el afán de adueñarse de todo el espacio.
Es cuestión de tiempo que uno se haga a la nueva situación y las musas vuelvan a nosotros.
Esperemos que dure poco.

Un abrazo

Miguel Ángel dijo...

Mira que estaba temiendo no explicarme bien. No tiene importancia, pero lo aclararé, si sé.
Empiezo por darte esta dirección, por si te interesa: Tony de Mello.

1. Esta mañana entré aquí y vi que tenías repetido el texto, tal vez lo copiaste dos veces o blogger hizo una trastada. Ya está arreglado y a eso me refería, no a tu talento.
2. La rutina y el resto quería referirse a tu quehacer diario, que puede significar lo que se hace al vivir y casi no se aprecia, pero que es el vivir que tú recuerdas con tu abuela y su máquina, que tan magníficamente encarnaste (de qué me sonará esta palabra!?) y nos relataste. Ahora es tu familia, tu trabajo, los compañeros, los alumnos, los padres, las reuniones, las programaciones, etc., etc. que llena todo y no deja espacio para más. Aunque algún huequecillo encontrarás para quitar el polvo a algún libro que tengas pendiente de leer.

Miguel Ángel dijo...

3. Cela decía que la inspiración llega cuando se está trabajando, y así decía él que hacía para escribir, muchas horas ante el papel, pluma en ristre. Pero también era un vividor, y disfrutaba de la vida; eso dicen de él los que le conocieron.
4. Las musas y el teatro es una bobada que puse recordando a Lope de Vega, que dicen que dijo: “Mi proverbial facilidad me llevaba a componer toda suerte de obras con inusitada rapidez: en horas veinticuatro pasaban de las musas al teatro mis dramas, comedias, autos, tragicomedias…” O era un petulante, o alguien tiene interés en que así lo consideremos. Prolífico sí que lo fue.
Y
5. Ojalá supiera yo escribir como lo haces tú; seguro que me habría expresado mejor a la primera y no hubiera tenido que explicarme para hacerme entender. Si ahora lo he conseguido, lo celebraré.

beker dijo...

De la calma al ajetreo va sólo un paso, pero como se nota !!! yo proponía lo de relajarse y todas esas cosas, pero que complicado. Un abrazo

Encarni dijo...

Jose Vte

Las musas son seres extraños que pululan por nuestra vida, vienen y van según les parece, pero tienes razón, yo espero que una vez se pille el tranquillo nos visite de vez en cuando. Si el tiempo también lo permite.

Un abrazo.

Encarni dijo...

Miguel Angel

En primer lugar quería pedirte disculpas por el mal entendido de ayer, debía estar nublada como el tiempo o espesa.
Es cierto que bloguer me hizo una faena pero intenté arreglarlo y funcionó. Pensé que no te referias a eso. De todos modos también te doy las gracias por tu enlace y por tus explicaciones, de las cuales he aprendido que si no entiendo una cosa primero debería preguntar y no sacar conclusiones a priori y segundo que todavía me queda mucho por aprender.

Miguel Angel ahora si me ha quedado claro, gracias por el esfuerzo, dice un refrán 'que a buen entendedor pocas palabras bastan' es seguro que necesitaba más palabras para entenderte pero creo que fue por lo que te he dicho de ayer, estuve todo el día con dolor de cabeza y de ahí que estuviera espesa.

Gracias de nuevo y espero que no te haya causado ninguna molestia al respecto.

Un abrazo.

Encarni dijo...

Beker

Cierto que es complicado, sobre todo hay momentos; momentos en los que hay que hacer equilibrios porque tienes varios frentes a la vez y otros en los que se puede llevar más o menos bien.
En fin que estamos en el pistoletazo de salida y hay que ponerle calma para que no nos desborde.

Un abrazo

Gustavo Figueroa V. dijo...

Encarni:

Quiero agradecer tus cálidas palabras en mi blog "Contrastes" y decirte que me he sentido muy emocionado al lado de ese grande de la literatura mundial que es Eduardo Galeano.
He leido con atención tu última entrada y, al respecto, te comento que en un mundo como en el que vivimos, las cosas materiales y hasta triviales tienen la tendencia a coparnos totalmente, desterrando a la creatividad, a la capacidad de soñar y privando de esta manera nuestra posibilidad de goce espiritual; pero, no hay que dejarse llevar por el inmovilismo inercial del mundo y hay que levantarse con los ojos más abiertos para seguir redescubriendo al mundo y a nosotros mismos. Si las musas no vienen a nosotros entonces hay que ir a por ellas.
Un abrazo y bienvenida siempre a mi blog.

Ana dijo...

Encarni, me rondaba por la cabeza una entrada con más o menos el mismo contenido, al que yo pondría distintas palabras para terminar expresando lo mismo que tú. A mí también se me ha acabado el tiempo de las musas, supongo que alguna vez se asoman pero me ven tan ocupada que se retiran a esperar un mejor momento.Mi mejor musa es el tiempo, ese tiempo "mio" con el que me reencuentro cada verano.
Un abrazo.

Miguel Ángel dijo...

¡Uf! qué bien que he expliqué. El problema es mío, Encarni, que bien sé que me pongo con cierta frecuencia algo espeso. Tengo la suerte que tratar con personas comprensivas.

Quiero salir en defensa del tiempo normal, en el que parece que no caben las musas. ¿Sólo en vacaciones? La solución estará, digo yo, en vivir inspiradamente, siempre y cuando exista esa palabra y esa actitud.
He dicho.

Carmela dijo...

El retorno a la rutina. Ilustrativa descripción.
Hace ya meses que sigo haciendo milagros con los tiempos.
Robándole tiempo al reloj.Y al sueño.
Y como dices , con tanta onda creativa... además está:"lo de la araña doméstica " que demanda múltiples actividades.
Hay que cumplir con todo... tratando de no perder el equilibrio y buscar , de alguna manera un poco de respiro.
Abrazos.

Encarni dijo...

Gustavo

Es cierto que el ritmo de vida que de alguna manera nos impone el reloj nos va dejando huecos, por decirlo así, y que queda poco espacio para vivir con nuestros sueños y nuestras quimeras, pero me ha gustado mucho lo que dices sobre ir a buscar a la musas si ellas nos abandonan, eso resulta muy esperanzador. Así que seguiré tu ejemplo.

Un abrazo.

Encarni dijo...

Ana, te has dado cuenta que la vida gira alrededor del comienzo del curso. Se comienza un nuevo curso político, nuevas espectativas a la vuelta de las vacaciones, como si en el verano no hubiera rutina, y cuando se vuelve al colegio se vuelve a ella irremediablemente. Supongo que esto pertence al imaginarium colectivo, por eso tu misma pensabas hacer una entrada parecida a esta, pues Ana, hazla, serán tus palabras, será tu voz la que explique ese sentimiento de volver a la rutina diaria.

Estoy de acuerdo contigo en afirmar 'mi tiempo', el tiempo que es nuestro, verdaderamente que nos pertenezca sin ningun tipo de interferencias. Ahora mismo, este poquito de tiempo que estoy aqui, puedo decir que es mío.

Un abrazo, guapa.

Encarni dijo...

Miguel Angel, pretendo vivir inspiradamente, como cuando era una niña y todo era casi mágico, aunque intento retener esa mirada, las cosas se apilan o se amontonan y el tiempo se va gastando. Pero intento tener tiempo para mí y mis musas, o para mí aunque no estén ellas.

Gracias por tus aportaciones.

Encarni dijo...

Carmela a que resulta difícil hacer equilibrios algunas veces? Pero buscamos, o por lo menos intentamos tener nuestro espacio donde vivir con nosotras mismas, las musas vendrán o no vendrán pero deberiamos tener un tiempo para esos momentos.

Un abrazo.

virgi dijo...

Pues a pesar del camino y del cansancio, has tenido tiempo para visitarme. Te lo agradezco mucho. Un fuerte abrazo

El antifaz dijo...

Todo es util para guardarlo, y sacarlo del estomago en algun momento.
Guarda hormiga, trabaja hormiga. Por alli viene el canto de la cigarra,, ¿nos vamos un rato?

Besos.

lemaki dijo...

No te preocupes... seremos pacientes y te esperaremos. Sabremos aguardar a que pasen los primeros días de trajín, de movimiento, de trabajo para que la rutina y el ritmo habitual y cotidiano se muevan al compás con tus tareas y dispongas de más tiempo para escribir textos como este u otros de los tuyos que hemos leido y, nos agradan tanto.

Tranquila sabes que tus lectores no te fallan (yo acabo de llegar... pero sé que tendrás a otros fieles amigos que permanecen a tu lado...). Llegaran momentos de más tranquilidad.

saludos.

AROBOS dijo...

Cada tiempo tiene su inquietud, pero siempre se pueden encontrar huecos para uno mismo.