jueves, 26 de abril de 2012

Este Jueves un relato. 'Manías,superticiones, amuletos y otras rarezas'



 APATÍA

No sé cómo llegó hasta mi casa, sin darme cuenta  se acomodó en  la rutina diaria como algo invisible que cada día iba ganando terreno en  mi  motivación. No puedo precisar cuándo ocurrió, quizá, se hizo evidente hará cosa de dos semanas en las que comenzó a preocuparme el poco interés que me causaban ciertas actividades las cuales  me  regocijaba. Primero fueron mis pocas ganas de mirar las nubes, después dejé colgados mis paseos a la entrada de casa,  y así  poco a poco se  apoderó de todas mis aficiones hasta dejarme vacía de apetencias y anhelos. No encontré respuestas, tal vez,  la rutina propagó este extraño ' virus emocional'  o sencillamente  la primavera irrumpió silenciosa como una alergia  bajo la piel que paraliza el alma. Así me encontraba, igual a la tierra en barbecho, abandonada por capas de  barro  que esperan  que el tiempo  pase. Me asomé a la ventana para que el aire moviera al menos la espesa atmosfera  de la habitación , y que la leve brisa pudiera levantar una mota de  polvo y con ella el ánimo, el mío que  andaba un poco descuidado. Observé  que muchas de mis vecinas  se  hallaban asomadas detrás de los cristales, que como yo permanecíamos sin hacer nada, mirándonos unas a otras en un raro brote de indiferencia.

 Más manías o rarezas, o amuletos y supersticiones en casa de Cristina

31 comentarios:

MARU dijo...

"No sé cómo llegó hasta mi casa, sin darme cuenta se acomodó en la rutina diaria como algo invisible que cada día iba ganando terreno en mi motivación"... la mayoría de las veces, la abulia, la indiferencia, la apatía llega así...y todo se lo come, todo lo engulle dejándonos vacíos e inertes...
Hemos de estar alertas...
Besitos, princesa.

MARU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MARU dijo...

Perdón quise decir inhertes....

Cristina Piñar dijo...

Ayyy, mi Encarni y su "virus emocional" Espero que se te pase prontito, ¿eh? ¡que no me entere yo! Gracias por participar en este jueves, a pesar de tu apatía, te lo agradezco de verdad, y para lo que quieras, ya sabes donde encontrarme. Un beso, guapa.

Cristina Piñar dijo...

Ayyy, mi Encarni y su "virus emocional" Espero que se te pase prontito, ¿eh? ¡que no me entere yo! Gracias por participar en este jueves, a pesar de tu apatía, te lo agradezco de verdad, y para lo que quieras, ya sabes donde encontrarme. Un beso, guapa.

gustavo dijo...

he de reconocer que todo aquello que se salga de la "normalidad", que se vaya por los cerros de úbeda y que a la vez conserve un punto en común con...en este caso con el tema que nos ha propuesto cristina, he re reconocer, te decía, que me encanta. hay originalidad, hay buena escritura, hay una idea ORIGIINALLL, hay...hay..joderse, que me ha encantado, encarni...¡¡¡¡
medio beso DESAPATIZADO.

Neogeminis dijo...

Esas depresiones injustificadas se instalan sin aviso, llegan de repente y sin ser invitadas y cuando nos damos cuenta, no sabemos cómo desprendernos de ellas. No sé si llamarlas rarezas, pero sí en medio de esa apatía nos sentimos distintos, como a contramano del resto.

Un abrazo.

beker dijo...

Magistralmente contado, terriblemente real... un virus de actualidad, que puede con las emociones y las arrastra, hata donde...

Besos

Primavera dijo...

Un virus cada vez mas generalizado, hay que estar atentos para que no quede mucho tiempo dentro porque despues es mas dificil de sacarlo...
Necesitas una inyeccion de optimismo y sobre todo rodearte de personas con buena onda..eso ayudada mucho.
Besitos

Teresa Oteo Iglesias dijo...

Ese virus lo tenemos todos de vez en cuando,entra dentro de las "rarezas" de los humanos.
Mándalo a paseo pronto
Un beso

Universo dijo...

Pase por tu espacio.
La vida es así tiene sus alto y bajos, son piedras
en el camino. Pero piensa que eres un ser soberano,
y que podemos con todo.
Por que así de grandes somos.
Un abrazo de luz.
Te dejo mi blog.
http://espacio-universal.blogspot.com.es/

mariajesusparadela dijo...

Creo que tiene nombre: astenia primaveral ( aunque a veces dura todo el año)

José Vte. dijo...

Llegan de improviso y sin avisar, se instalan el tiempo que desean y cuando se van, también de improviso y tras dejarnos un poco más hechos polvo, resulta que el mundo se ha vuelto a tornar de colores y que ahí fuera suele haber mucha luz, (y más ahí en tu Jaén).
Claro que como algo bueno debían de tener esas apatías y depresiones, resulta que suelen ser muy inspiradoras.
A recuperarse Encarni.

Un fuerte abrazo

Carmen Andújar dijo...

A veces hay épocas en las que no tenemos ganas de hacer nada, nos falta el ánimo, tenemos apatía y no nos motiva nada. Eso le ha pasado a tu protagonista, muy bien explicado por ti.
Un abrazo

Dilaida dijo...

Ahora no tengo tiempo para leerlo, lo haré en el momento que tenga un hueco, no quiero perderme tus relatos, son siempre muy buenos.
Bicos

Eastriver dijo...

Perfecto. Yo siempre hablo de textos bien cosidos, cuando el texto se nota fluido, trabajado, cuidado. Un texto bien cosido es aquel que, como un buen traje, no se notan las costuras ni los pespuntes. Y que además comunica.

Lo que comunica, querida amiga, es la perfección. Si yo me pongo a escribir, emocionado por algo que me ha pasado, seguramente me emocionaré mucho pero al día siguiente me moriré de vergüenza y consideraré muy malo mi texto. Y seguramente lo será, porque la pasión no es buena compañera de la creación. En cambio si, a partir de una idea o de una emoción, tejo un texto que corrijo y perfecciono, logro plenamente el objetivo. Es por eso que la inspiración debe encontrarnos trabajando.

Como te encontró a ti en este caso. Me ha gustado mucho, y le ritmo lento creo que le viene bien, porque subraya la indolencia, la pasividad, el discurrir del tiempo.

Pepe dijo...

Nos has ido llevando a ritmo lento y pausado a ese estado de indolencia, de apatía, de virus emocional que destacas en tu relato. Llega de esa forma, como sin querer instalándose en nuestra vida y llevándonos a la falta de estímulo a ese estado de dejar pasar los días sin reacción por nuestra parte. Peligroso si dura.
Me ha encantado.
Un abrazo.

CAS dijo...

Una buena descripción de un estado que quien más quien menos a veces hemos experimentado.
Creo que lo primero es dejarse caer (un poco) y luego aplicar a fondo la palanca de voluntad, que es casi como un músculo que hay que ejercitar y da sus réditos. No es fácil... nada fácil, pero como queremos vivir mejor....


Siempre me gusta leerte. Tus relatos son breves, concisos, y con un interesantísimo contenido

besos y abrazos mil, Encarni.

El Alma de Venus dijo...

Aqui estoy, con el alma en vilo, pero dispuesta a llevar acompañada de tu brisa, esa apatia muy lejos de Venus,tu relato muy bueno, me gusta leerte amiga, pero dile al protagonista que salga a la calle, mire al cielo, e imagine que tiene muchos sueños por los que levantarse y andar, adelante siempre...Besos desde mi Alma querida Encarni.

diego dijo...

Me encantan los finales de tus historias, Encarni :) Bueno, los barbechos siempre acaban cubriéndose de amapolas, solo hay que esperar unos poquicos días más :)

ana dijo...

La foto es preciosa, eres como te cuentas a ti misma y los que te leemos, la apatía se va extendiendo en esta mierda de España que no están imponiendo.

BESICOS Y ÁNIMOS.

Ana dijo...

Qué bueno es asomarse a la ventana, mirar y escribir lo uno ve ya te aparta de la indiferencia. De todas formas, a veces nadie se libra de extrañas epidemias.

"Descubrieron que los besos no sabían a nada,
hubo una epidemia de tristeza en la ciudad.
Se borraron las pisadas,
se apagaron los latidos,
y con tanto ruido
no se oyó el ruido del mar."

Esto es de Sabina. Lo escribo de memoria, espero que bien. Un beso.

G a b y* dijo...

Muy buen relato, o mejor dicho, muy buena descripción, de ese estado emocional al que casi reconozco como mío también. Seguro que descansa en las orillas de lo inevitable, porque deben haber pocos, que no hayan mojado los pies en sus orillas, el tema es no permitir sumergirnos totalmente.
Me ha gustado mucho tu forma de expresarlo, pues carga la suavidad de un desgano que se materializa en letras.
Besitos al vuelo:
Gaby*

rosa_desastre dijo...

Que delicia de relato, que magistral forma de pintarnos el vacio, ese estado de animo, que como un inquilino molesto se queda en nuestra casa interior.
Un beso

San dijo...

Pues ese virus emmocional ataca y menudo estrupicio crea, pero lo bueno que se pasa, no digo se cura que a veces tambien, pero desde luego se pasa. Una forma? leer esta maravilla que has escrito.
!Que bueno encontrarse!
Besosssssss.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Espero que encuentren la vacuna contra esta enfermedad que es la "apatía" un saludo desde el sur del sur.

J. G. dijo...

A todos se nos acaba antes o después el argumento.

Esilleviana dijo...

Creo que más que astenia primaveral, sin ser médica, se trata de acumulación de mentiras, de descrédito y de una crisis de desprestigio de las personas que nos dirigen y gobiernan en general...
podría ser?

un abrazo E.

Juan Carlos dijo...

Virus, apatia contagiosa que describes y haces sentir con el relato. Tal vez por ver ko que ocurre con impotencia? Tal vez sea sensacion de hoy y manana sea otro dia. Besos y disculpa la redaccion, estreno tableta y me cuesta lo que no te cuento ...

Wendy dijo...

Hola Encarni:
A eso si le tengo miedo: a sentirme apática ante todo y ante todos...es peor que pasar debajo de una escalera.
saludos
Wendy

Hosting Sharepoint dijo...

Has logrado conformar en definitiva un excelente blog, que gusto es visitarte.