sábado, 7 de abril de 2012

De la controversia, un trovo.

En verso los trovadores

pusieron palabras al viento

haciendo con sus canciones

de la controversia, un reto

y arte de soñadores.

(E.Fernández)

De pequeña siempre oí a mi padre hablar del trovo y de los trovadores como actuaciones populares del que era admirador y acudía a las funciones que se organizaban por la comarca. Cuando surgían estos temas sacaba a relucir a un tío suyo el cuál participaba en estas jornadas. Tanto celebraba a los trovadores que alguna vez le pedí que me llevara con él, pero se excusaba con decirme que el trovo era sólo para hombres. A los quince años tuve la oportunidad de conocer al trovador Antonio 'el de las joyas' como le conocían artísticamente, pero no fue en ninguna función, pasó por casa para ver a su sobrino por algún asunto familiar. Fui la única vez que le vi. Desde entonces mi curiosidad por descubrir ese mundillo del que no conocía apenas nada se fue fraguando dentro de mí. No ha sido difícil buscarle la pista, y en un ejercicio de investigación he recopilado cierta información al respecto.

El trovo consiste en entablar una controversia cantada con música, o hablada en versos improvisados, entre dos trovadores. Los versos suelen ser octosílabos (aunque pueden oscilar entre 7 a 9 silabas) de una estrofa quintilla con rima generalmente asonante entre los versos pares e impares. Este trovero "El Candiota" bastante conocido y famoso en la zona, lo explica de la siguiente forma:

Trovar es rápido invento

cuya misión es unir

La rima y el fundamento

Y en cinco versos decir

Lo que siente el pensamiento.

(Candiota afirma que improvisó esta quintilla en 1972)

Desde el origen del trovo existen dos zonas en las cuales se dividen geográficamente con dos formas también distintas de trovar. Por una parte está :

El trovo del campo de Dalias:

Las gentes del lugar dicen que el trovo está desde siempre entre ellos, pero se baraja la posibilidad de que los orígenes de esta improvisación provengan de las minas de Sierra de Gádor, y que se difundió a través de los arrieros que acarreaban el mineral por la zona.

El trovo era una diversión exclusiva de hombres. De la clase social más humilde, dedicados al pastoreo y a la escasa agricultura. Servía como desahogo para encauzar las protestas ante una situación desfavorecida contra las acciones dictatoriales de los caciques, patronos, o del mismísimo gobierno, pero sin la mayor trascendencia política y sin crear conflictos entre clases. Estas controversias se daban al finalizar el trabajo diario o en fiestas familiares. El rito cotidiano de esta fiesta común se acompañaba de comida y bebida.

Y por la otra :


El trovo de la Contraviesa:

Después de la guerra, en la Alpujarra la actividad económica de la población estaba basada en la agricultura de subsistencia. En la Contraviesa se vivía en cortijadas diseminadas y distantes entre sí, dependían de peonadas de sol a sol. Fue en 1949 cuando se creó la primera escuela de trovo de La Alpujarra, una peña de Huarea (Albuñol) creada por un grupo de estudiantes de la zona: D. Domingo Romero Manzano y D. Alberto Casas Ibáñez entre otros estudiantes de medicina, ambos convertidos en médicos fueron en diferentes etapas de mi vida laboral mis médicos de cabecera. Esta escuela duró cuatro años y funcionó en periodos vacacionales, tanto en verano como en Navidad. El mecanismo para las celebraciones consistía en llevar media arroba de vino, unas tapas, el guitarro, y a trovar, y divertirse . Para ello, se azuzaban unos a otros por parejas, pero sin ofenderse, hasta que se acababa la bebida o la comida, o se cansaban en la improvisación. En esta escuela participaron en reuniones organizadas por sus miembros otros trovadores de la zona como lo fue el tío de mi padre entre otros (Candiota, Garbín, etc.)


En la década de 1950 el Campo de Dalias fue transformando la mínima producción agrícola en una explotación industrial agraria. Las nuevas formas de cultivo intensivo que el Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA) desarrolló en Roquetas en principio con arena y después con cubiertas de plástico, es decir, los invernaderos que conocemos, se extendieron rápidamente y con gran éxito en la comarca. Estos cultivos intensivos de invernadero generaron muchos puestos de trabajo por lo que hubo emigración de la zona de la Contraviesa al Campo de Dalias. El desarraigo cultural de los emigrantes ante la necesidad de recuperar su identidad integran su cultura en las fiestas de la zona con la consiguiente pérdida de identidad para el Campo de Dalias. A partir de ahí las fiestas troveras se modifican siguiendo la costumbre que se tenía en la Contraviesa. Se organizaban en casas particulares durante las épocas de la matanza del cerdo, el desfarfollo del maíz, cualquiera que se comparaba una finca, o se hacia un pozo. Esta riqueza económica también se va transformando en un mayor despliegue material e informativo que supone las controversias troveras en escenarios y festivales.


En 1972 en Murtas se inició esa difusión masiva del Trovo de la Contraviesa. Tres años después en 1975 se crea el I Festival del Trovo de las Norias(El Ejido), propuesto por el célebre Miguel García 'El Candiota'. Dado el éxito de estos festivales en 1982 se establece el I Festival de Música Tradicional de la Alpujarra . El Festival es itinerante, por lo que cada año se celebra en una ciudad de la comarca. De estos festivales he extraído esta pequeña muestra de trovo :

IV FESTIVAL ORGIVA 11-8-1985

Trovadores: Antonio Antequera Rodríguez y Antonio Fernández Martín “De las joyas”

A.Antequera : He agradecido el llegar

y con el pie he caminado

dime por qué lugar,

a los jefes y Jurado

que hay en este Festival.

A.”De las joyas: Soy del Grupo del Albuñol

el que a ninguno atropella

el que alegra la reunión

y digo a esta gente tan bella

les traigo mi corazón.

A.Antequera: Soy de Albuñol y vendría

pa que venga el Festival

a este Orgiva querida

porque dentro della está

lo mejor de Andalucía


VIII FESTIVALES BERJA 13.8.1989

Trovadores: José López Sevilla y Antonio Fernández Martin 'De las Joyas'

El tema: Los incendios Forestales

SEVILLA: Rápido como una bala

así es la copla mía

por eso quiero enunciala,

los incendios hoy en día

creo que es una cosa mala.

A.“DE LAS JOYAS”: Yo soy el diablo suelto

Aunque me críe en Güarea

Tengo al público resuelto

Y el que quema una arbolea

Tenía que quemase dentro.

El trovo en el Poniente Almeriense se convirtió en un espectáculo sin las pretensiones que da un escenario, los trovadores en la actualidad tienen su rutina diaria en el invernadero y toman el trovo como un divertimento pero nunca lo consideran un arte. Cabe decir que las condiciones en las cuales surgieron los trovadores cambian cuando se transforma la estructura social del Poniente; antiguo Campo de Dalias. Si bien la procedencia en su origen era de la clase humilde, considerado un arte de pobres para pobres, muchos de los emigrantes de la Contraviesa se convierten en patronos, dueños de invernaderos, algunos dedicados al trovo, y dadas las circunstancias resulta difícil de mantener como tradición poética . Surge la problemática y los diferentes puntos de vista para su continuidad. Los propios músicos y trovadores no consideran la improvisación como un arte. En el entorno social alpujarreño el trovo es considerado vulgar y decadente. Otra de sus características es que nace en una comunidad socialmente cerrada, reticente a expandirse para no perder su autenticidad, lo que provoca un retroceso hasta la desaparición total del trovo.



Pero José Criado en su libro " Hombres de Versos" apunta algunas propuestas en relación a un nuevo trovo en un intento de evitar el olvido y la muerte de estas actuaciones públicas o privadas. Y entre ellas, apuesta por la integración y la participación directa de las mujeres. Considera introducir la controversia poética como evolución natural de la controversia de pelea. Sugiere además fomentar el encuentro improvisado con otros trovadores de distintas nacionalidades.

En mi opinión el trovo alpujarrreño hoy día está desclasificado o fuera de los espectáculos en las fiestas patronales. Una manera de no perder esta tradición sería crear escuelas o talleres reciclando o puliendo la forma hasta convertirlo en un arte. Pero siempre surgirán los puristas del trovo en su origen, que no otorgaran los cambios necesarios para su supervivencia. O tal vez, también hay que decirlo, nació en unas circunstancias especiales y desapareció de forma natural.


Bibliografía: - José Criado. "Hombres de versos" (1999) Servicios de Edición del IEA-

- "El Trovo en el Festival de Música Tradicional de la Alpujarra (1982-1991). Centro de Documentación Musical de Andalucía (1993)

Fotografía: Sacada de Internet

4 comentarios:

Esilleviana dijo...

Si en esta tradición también intervienen las mujeres, sin duda conseguiréis mantenerla viva y activa. Tú serías una excelente trovadora, improvisando rimas inteligentes y cortas sobre la actualialidad, denunciando y no callando ante los grandes y poderosos... te veo perfectamente componiendo trovos.

Es cierto, es un buen trabajo de investigación este que nos ofreces.

un abrazo Encarni.

ana dijo...

Eso digo yo, tú serías muy buena trovadora,tienes arte e imaginación para ella.
Un besico desde Paradela, todavía.

Mercedes Pinto dijo...

Todo un tratado sobre “El trovo de la controversia”, me ha encantado aprender mientras te leía. Me he acordado de unos programas de televisión de hace años, creo que era teatro televisado, en los que los actores hablaban así, mediante trovos. Por cierto, el tuyo, muy bueno.
Un abrazo y hasta pronto.

Montserrat Sala dijo...

Hola Encarni: Veo que ya has regresado de tu patria chica, y con muy buena documentación, sobre los trovos, o el trovo. Yo no sabia que existian, iem ah gustado todo lo que cuentas al repecto.
Espero qeu estés bién, esperando poder saber mas cosas de estas vacaciones.
Te mando todo mi cariño.