martes, 22 de noviembre de 2011

Corazón de piedra (Microrelato)

Fotografía: E. Fernández


Mi paseo matinal se vio interrumpido por aquel extraño que se dirigió a mí y me contó desesperado que había sido víctima de un hechizo, por el cual, le habían reducido el corazón al tamaño de una piedra. Con urgencia cogió mi mano y puso allí su corazón con mi promesa de protegerlo. Desde entonces, lo cuido, pero a cambio, él vive conmigo.

16 comentarios:

Montserrat Sala dijo...

Pués no está mal! Hay muchas personas en la vida que también ven reducido su corazón y que van pidiendo amor, por caridad. Pero no todos tienen la misma suerte de encontrarte a ti.
Un abrazo grande

Jose Vte. dijo...

Encarni, es un micro poético, elegante y hermoso.
Una pequeña historia de amor muy bien comprimida y que sabe muy bien.

Un abrazo

Dilaida dijo...

Si se lo encogieron pero no se lo endurecieron todavía tiene cura.
Un bonito microrelato.
Bicos

Mercedes Pinto dijo...

Hay personas que sacrifican toda su vida cuidando a otras a las que les rompieron el corazón y ya no son capaces de amar. Hay quien da amor por dos.
Buen micro.
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

El micro es una preciosidad. Mientras vaya contigo será piedra cálida.

Y, aunque la gente no sabe esas cosas, la piedra, como la madera, tienen corazón y vetas y son fáciles de trabajar y cortar si te especializas en encontrárselos. Yo lo aprendí hace años, hablando con gente que trabajaba madera piedra . Entendí también que la dureza es nuestra, porque somos racionales: la naturaleza es puro calor, corazón y sutileza.

ana dijo...

seguramente ese corazón de piedra se hará más tierno si lo guardas tú, es de cajón.

BESICOS.

virgi dijo...

Un corazón de recambio, ¡qué bien!.
Alternarlos será una hermosa forma de entender mejor a los otros.
Besos, Encarni

San dijo...

Vive contigo porque lo cuidas, lo proteges.
Hermosa entrega Encarni y mucha responsabilidad por tu parte.
Precioso.
Un beso.

MariluzGH dijo...

Precioso, niña... pero de verdad de la buena

un abrazo :)

nocheinfinita dijo...

¡Cuánta dulzura, en tan solo 62 palabras.!

Un besazo

Utopazzo dijo...

¡Has cogido el tren correcto!... Sin duda, el hechizado bajó a tiempo del equivocado...

Bonita alegoría de amor y corazones renovados.
Un abrazo.

Esilleviana dijo...

el recuerdo de un amor pasado se puede instalar a nuestra vera como una piedra en la huella de nuestros zapatos :))

es un microrrelato delicado, como todos los que tu escribes.

un abrazo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Muy bueno, Encarni. Enhorabuena.
Deja un sabor agridulce que creo muy oportuno: el narrador-personaje se hace cargo de un corazón de piedra, lo cuida y se imbuye de su carácter pétreo. Un corazón que no siente que hace a un corazón que siente no sentir. Me gusta esa lectura del micro, me parece absolutamente fascinante, ya que le da al micro un simbolismo que le queda de narices, como una inmensa alegoría.
Besos.

Tonet dijo...

Jeje... Que lindo!!!! Yo creo que todo fue un plan premeditado para quedarse contigo ;)

Besito guapa.

Encarni dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Yo pienso que las piedras son grandes captadoras de frío y de calor, si les da el sol llegan a quemar, y también ocurre lo contrario si les da el frío, y claro con las inclemencias del tiempo incluso se rompen y pueden convertirse en arena al paso de los años, muchosssssss.

Un abrazo para este sábado que dure para todo el fin de semana.

Ana dijo...

Ves Encarni, lo que te decía, qué frustrante es dejar aquí mi comentario de rezagada, de farolillo rojo o de coche escoba, en fin, a lo mejor lo convierto en un signo propio de identidad. Qué te iba a decir yo...muy sabio él, eligiéndote como protectora de un corazón que imagino sólo parecerá de piedra en su forma. ¿Late?