viernes, 9 de septiembre de 2011

Al fondo del espejo.


Foto: Tere Avalos
Texto: Encarni Fernández

La pudo ver al fondo, muy al fondo del espejo. Había logrado encontrar el pasadizo que cruza la distancia entre la realidad y el sueño, el camino que atraviesa el cristal de la imagen. Allí, estaba ella, la vanidad al otro lado, acorralada en su propia aventura de ser solamente una imagen más que se refleja arropada de cortinas y encajes. Una vez instalada en aquel lugar podría vivir el riesgo de ser una persona sin adornos, simplemente, sería una mujer.


NOTA: Esta imagen es de una amiga mía que organiza cada 8 de marzo encuentros con mujeres creadoras. Ella nos retó a ponerle un texto a sus fotos, yo elegí está entre otras muchas porque me resultó muy significativa. Hoy acabo de encontrarla entre mis documentos y la traígo aquí para compartirla.

13 comentarios:

Montserrat Sala dijo...

Es tan fina y tana sutil, la distancia que separa, la realidad de la fantasia, que muchas veces se cofunde con la imagen, que se proyecta en un espejo.


saludos amiga.

Anna Jorba Ricart dijo...

La foto invita a la reflexión, tal vez esa vanidad sea verse reflejada sin reconocerse, eso sería y es lo triste, uno se reconoce o busca reconocerse porque lo necesita, quiere distinguir entre lo que es realidad y lo que parece un sueño...la realidad es tal cual, el sueño está magnificado...me quedo con lo primero...
a mi me parece que vivir sin adornos, siendo solo una mujer es magnifico....yo quiero ser esa.
Un beso.
muy bella la foto.

mariajesusparadela dijo...

Me quedo con el texto, porque es tuyo
Pero la foto es magnífica también.

ana dijo...

nada más y nada menos que una mujer,¿te parece poco? una mujer con todo su realidad buena o mala.

Jose Vte. dijo...

Lo más importante es que cuando nos miremos al espejo nos veamos limpiamente.

Me gusta mucho esta foto, es muy sugestiva y bien planteada. Tu texto no le va a la zaga.

Un abrazo

emejota dijo...

Ese sueño se acaba cumpliendo, pero las jóvenes todavía no lo tienen claro. Con el paso de muchos años la anciana está mucho más bella sin afeites y las arrugas son las condecoraciones que la vida le ha colgado. Beso.

patxi dijo...

Creo que los espejos solo reflejan imágenes,nada más.
Saludos.

Esilleviana dijo...

Es un texto muy bueno.
se necesita algo de vanidad, de envanecimiento e incluso, vana fantasía para tener ilusión e interés por nuestra persona y por aquello en lo que nos comprometemos. Por tanto, que ella descubriera algo de su arrogancia reflejada en el espejo, le demostraba que está viva.
algo de orgullo se precisa para tener valentía y arrojo para hacer lo que deseamos...

también me gustó mucho la fotografía de tu amiga.
enhorabuena a ambas :)

un saludo

yraya dijo...

Bello texto el que acompaña aa ese bella imagen.
Besitos

virgi dijo...

Al fin Alicia encuentra el camino.
Y no es fácil.
Besos a la foto, besos a tus palabras.

Ana dijo...

La realidad y el sueño siempre van unidos -quién podría aguantar una vida de exclusiva realidad- lo importante es ser consciente y consecuente con las dos cosas.

Estupenda fotografía, también combina sueño y realidad...muy sugerente.

ARO dijo...

Magnífica foto, texto magnífico.

nocheinfinita dijo...

Dos aplausos fuertes, uno para tus palabras y otro para esa fotografía.

Besos