martes, 19 de abril de 2011

Cansada



Siempre

A Rubén Vela

Cansada del estruendo mágico de las vocales
Cansada de inquirir con los ojos elevados
Cansada de la espera del yo de paso
Cansada de aquel amor que no sucedió
Cansada de mis pies que sólo saben caminar
Cansada de la insidiosa fuga de preguntas
Cansada de dormir y de no poder mirarme
Cansada de abrir la boca y beber el viento
Cansada de sostener las mismas vísceras
Cansada del mar indiferente a mis angustias
¡Cansada de Dios! ¡Cansada de Dios!
Cansada por fin de las muertes de turno
a la espera de la hermana mayor
la otra la gran muerte
dulce morada para tanto cansancio.

Poema de Alejandra Pizarnik





Y detrás me acompaña una nube de versos que hacen de mis pasos un camino de espuma. Tal vez necesite aferrarme a una palabra, una que contenga savia en los huesos, mientras desgasto la noche con este frío.

Esa luz me mira de reojo y no sé si una isla será suficiente para olvidarme de quién soy y al volver la esquina encuentre un puñado de nombres que me señalan con el dedo.

Sólo quiero palabras, me sobra la gente, si dormitar desvaneciera ese gesto, esa red que lleva mi poesía sin apenas estrenar el alba. Y desconocen mi voz, sin embargo, todos tiran de mi lengua para salvar sus alforjas.

Y sí, estoy cansada de tragarme el silencio con remiendos, cansada de que me dejen sola segando incertidumbre para abrir camino sin morderme las uñas. Cansada de ser un faro que se arranca la tierra a borbotones.

Y sólo quiero descansar en el regazo de un poema, entre los márgenes de una partitura, en un verso, en una nota de viento que me aleje del ruido.

Aunque me conformo con el mar en una caracola, o con un atardecer en mi ventana, o con una ola rizada sobre mi pecho.



20 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

A veces, todos sentimos un cansancio así.
Hoy, sin embargo me ha parecido que escribes más culterano que conceptista.
Pero escribir es importante.

Encarni dijo...

Mariajesus, pues vas a tener razón, quizá el cansancio me haya dejado así de espesa y profunda. Debería de hacer como hacen los verdaderos poetas que dejan sus escritos en la nevera o en la despensa según sea la persona en cuestión. En cambio yo, escribí anoche este texto y me salió un tanto opaco y retorcido. Pero era una forma de expresarme, lo mismo otro día te cuento la misma versión en cultura popular porque también la hay, es decir la tengo. Y es que a veces me pasa que soy un nudo, no lo puedo evitar.

Un abrazo.

Candela dijo...

Precioso post aunque hable de cansancio. Y la música es maravillosa, invita a evadirse y descansar de cuerpo y alma. Un beso, Encarni.

Utopazzo dijo...

Vaya Encarni!... me ha gustado la poesía, tu texto (como dices tú) que se te ocurrió anoche... está muy bien; aunque se desgrane dolor, tristeza, impotencia, soledad, deseos irrefrenables de gritar contar algo o alguien... en definitiva, sentirte viva y/o querida; en una palabra: ser!

Presta atención en las próximas horas o días, tal vez llame a tu puerta esos personajes que a veces, se nos muestran cual visitantes inesperados, pero necesarios: Ello, SuperYo... el Yo, ya está. ¡Tal vez te pueda suceder como a mí, siempre se está aprendiendo!

Un abrazo!

Utopazzo dijo...

"gritar contra algo"
"Tal vez llamen a tu puerta"

Fe de erratas... si es que las prisas (tengo que darle el postre a Pablo...)

Anna Jorba Ricart dijo...

El cansancio sobreviene como respuesta natural...Necesitas palabras te regalo unas cuantas, para que escojas entre ellas,:
nube de versos,
camino de espuma
savia en los huesos,
desgasto la noche
me sobra la gente,
estrenar el alba,
tragarme el silencio,
segando incertidumbre....etc..etc
....ahí tienes el regazo de un poema....
Son tuyas, son ¡tan bonitas!....
Con Chopin se cierra los ojos, se respira hondo y se desnasa de cuerpo y espí¡ritu....

Ana dijo...

Encarni, yo a veces también veo el mar en una cacerola y no sé si es una gran suerte o una suerte de conformismo.

Me gusta esa foto, sentada frente a tu mar, en la que en apariencia das la espalda a todo lo que te cansa aunque en realidad lo que haces es abrirte a algo mas grande e incontenible.

Un abrazo solidario.

Ana dijo...

Encarni, ya ves que como Utopazzo también yerro, también la prisa.
Fe de erratas: Veo el mar en una caracola quería decir.

Utopazzo dijo...

Pues Ana, creo que lo de ver el mar en una cacerola te había quedado bastante bien... ¡ves, ya lo has estropeado!

Encarni, en mi blog aparece una entrada de hace cuatro meses, titulada "Los árboles no creen en Dios"... ya me dirás cómo lo haces!

Encarni dijo...

Ana, cuando leí tu comentario creí que la que se había equivocado era yo y volví para mirar, entonces me dije que tus cacerolas eran también metáforas, porque oye, nada nos impide imaginar, jejeje.
Un abrazo Ana.


Utopazzo, esto tiene que ver con bloguer si no se actualiza. Prueba a elimiinarme de tu lista y vuelve a incorporarme, no sé si valdrá pero inténtalo.
Anda pero si en mi blog también está, y hace rato que estaba actualizado, no me lo puedo creer.!!

Dilaida dijo...

Encarni a mi me pasa algo raro con tu blog, esta mañana yo dejé un comentario y ahora no lo veo. Bueno ya no recuerdo lo que puse pero me gusta mucho tu entrada.
Bicos

Encarni dijo...

Dilaida, deben ser los duendes verdes del mundo virtual que se han instalado en él, porque fijate que se me ha desactualizado solito. Ahora mismo acabo de colgar un relato corto que tenía por ahí olvidado en un cajón para ver si hace el efecto de actualizar.
Besos.

Anna Jorba Ricart dijo...

de mi ¿te olvidas?...queria mi ración de palabras...bueno...otra vez será Encarni....

Encarni dijo...

Querida Anna no me había olvidado de ti, de ninguna manera, lo que pasa es que ayer estuve intentando ver que pasaba con las actualizaciones de mi blog y me entretuve en buscar algo para actualizar y luego se me hizo tarde ordenando otras cosas de la universidad.

Como me iba a olvidar si me has dado un pedacito de espacio, algo donde poder existir fuera del mundanal ruido.

Un abrazo fuerte, Anna.

Encarni dijo...

Candela me alegro de verte por mi casa, como he estado tan ocupada estos meses ni recordaba que habías hecho mudandza, asi que he tenido que actualizar mi lista de blog para no perderte de nuevo.
Un abrazo fuerte.

Anna Jorba Ricart dijo...

Encarni...lo sé...era como ser una niña pequeña con una pataleta, de reclamo...Gracias.

nocheinfinita dijo...

Tu eres puro verso Encarni.

Preciosa entrada en su conjunto, imagen, texto y música.

Yo también quiero oir el mar en una caracola.

Besos

noche

Utopazzo dijo...

¿Pero no se había quedado en que era escuchar el mar en una cacerola?

Besos!

Raticulina dijo...

Tus palabras encuentran eco en mi, resuenan como el mar en la caracola-cacerola.
Deseo que estés descansando.

elena dijo...

....un descubrimiento...gracias por la receta!, la próxima vez haré un pucherillo de gaviotas pardas a ver si escucho el faro de la risa...:) no creo que sobre plato, pero si así fuera, prepararia caracola de primero, seguro....
un besazo guapa!
(y sobre la foto: que decir que al enemigo no se le da la espalda, a no ser para recuperar fuerzas y respirar un instante:)
e.