viernes, 18 de febrero de 2011

Extraña.



Extraña me deja el periodo de exámenes. Según Paulo Freire el acto de estudiar es una relación dialógica con la materia de estudio, es decir, se produce un diálogo interior entre las diferentes asignaturas y el o la estudiante. Freire no sabe que a esta edad, la mía, el acto de estudiar conlleva toda clase de interferencias: la familia, los vecinos, el colegio y otras muchas causas que hacen que el estudio sea una odisea, una carrera de fondo con piedras en los bolsillos. A mi edad, la capacidad memorística comienza a saturarse, de vez en cuanto patina y echa balones fuera para liberar espacio en el disco duro, vamos, algo parecido a olvidar las cosas, así entre la orientación personal y sus conceptos se me cuela la lista de la compra, o la niña que me persigue por toda la casa recitándome el papel que le han dado en clase para hacer un teatro en el día de Andalucía. O en la semana anterior a los otros exámenes la gripe me hace compañía entre página y página, y mucho antes de todo esto, también me echan de la biblioteca porque está llena de chicos y chicas en la edad en la que se debe estudiar, no como yo, que según me dijo el guardia jurado en la zona de lectura de prensa no se podía estudiar, a pesar de que apenas habían sólo unas cuantas personas y las mesas vacías. Cómo le digo a este hombre que lleva uniforme que yo necesito alejarme de mi casa, incluso me dejo el móvil en casa para que una prima lejana no me incordie llamándome tres veces al día para que yo le resuelva la vida. Sí, hace tres días me decía que iba a abandonar a sus hijos y que vendría a darme una sorpresa, desde entonces he desconectado el teléfono y no es broma, está así desde el verano y me exige atención, tiempo, afecto, cariño, compresión y ya se me agotan los recursos.

Mientras repaso en el chat con el profesor de Comunicación Educativa la materia de su asignatura, leer cuatro libros, diez artículos seleccionados por los/as estudiantes, además no sé cuantas páginas del foro, el tema se desvía y el profesor dice que vivimos una crisis de capitalismo, mire usted, no estoy de acuerdo, nunca ha tenido más éxito el capitalismo que ahora, ahora que los derechos sociales se pierden como se va perdiendo la dignidad a medida que el trabajo nos da portazo y los sindicatos nos vende como Judas y le hacen los deberes al gobierno para que cuando venga Angela Merkel le dé una palmadita en la espalda al alumno más aplicado de Europa.

A ratos intento comprender los recortes del ‘pensionazo’ y me debato con la Psicología Social y de las Organizaciones y vuelvo a recordar los años que tengo, entonces comienzo a recordar todo lo que he trabajado con nómina y sin nómina, con sueldo y con trabajo voluntario. Nadie cotizó por mi cuando a los catorce años trabajé por periodos extraescolares en aquella fábrica de Conservas y nos encerraron una mañana a todas las niñas que no alcanzábamos la edad para trabajar en unos viejos servicios abandonados porque se presentó un inspector de trabajo. No podré cotizar los años que cuidé a mis hermanos, ni los años que trabajé de empleada de hogar, ni el trabajo voluntario que hago cada día. En todo caso en mi vida laboral se contabiliza trabajo en el campo y trabajo en el régimen general. Tengo un libro entre las manos y pienso que debo aprobar este examen y todos los demás porque tengo que demostrarle a la vida cuánto se ha equivocado y, en ese diálogo con las materias me pregunto: ¿para qué? ¿Para qué todo este esfuerzo? En el periódico de ayer se podía leer la noticia sobre los recortes en Educación y el profesorado.

Y me veo a mi misma como el personaje de una película con panorámica circular y todo gira a mi alrededor, aún no consigo el primer plano, pero no hace falta. Voy a pensar.




Debo estar extraña, porque no estoy de acuerdo con este cuento.

19 comentarios:

emejota dijo...

Entiendo perfectamente cómo te sientes y lo peor de todo es que no puedo decir nada que suene a animoso, hoy no,puede que mañana. Me parece, sin embargo, que el principio que te rige es óptimo. El resto dependerá del momento y el lugar que ocupemos en el mundo y ahí poco podemos hacer, pero al menos acostarse con la sensación del deber cumplido y dormir tranquilos, aunque el estómago ande algo más vacío.
No se si estar postura será muy válida, pero lo siento así. Un fuerte abrazo y que la fuerza te acompañe en los exámenes.

Tonet dijo...

Cuántas veces me habré hecho las mismas preguntas, con la sensación de que siempre llego a destiempo y con sobrecarga...(y no me refiero a la familia); y por supuesto me he culpado otro montón de veces mis "rodeos".
No sé...lo he justificado con: falta de oportunidades, hacer lo que se puede con lo que se tiene...
De todos modos te prevengo de la sensación final cuando termines...eso si que es desasosiego, uf, han pasado 6 meses y aún me estoy adaptando.

Pero fíjate hasta dónde hemos llegadso, yo con 42 y tu?..te acuerdas cuando nadie apostaba por nuestro futuro?
Pues sólo por ese gustazo vale la pena, una y otra vez, siempre superándonos...

Ánimo peque, cada paso es un triunfo.
Besito

pd. que guay...eres libre de nuevo, disfruta el finde

mariajesusparadela dijo...

Tu, Encarni, solamente tu.
Llevas toda la vida luchando y tienes toda la fuerza dentro.
Es inevitable rendirse a veces. Pero dime ¿estarías mejor si dejaras de luchar?
Los obstáculos no los traes tu, pero estás destinada a salvarlos.

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Hola Encarni.
Tienes razón; cuando se tienen responsabilidades de una familia, los estudios son más complicados. Requieren mayor esfuerzo que cuando se es joven y no se tienen cargas familiares, pero tú tienes la ventaja de tu voluntad y tu espíritu de sacrificio muy entrenado a lo largo de tu vida.



Por otra parte decirte que esas palabras que has sobresaltado en color son un buen ejercicio con el que representas el resumen del texto. El lector podría hacerse una idea general con sólo leerlas.

Amiga, me has conmovido con esa frase de que tienes que demostrarle a la vida cuánto se equivocó contigo. Pues yo te digo "ÁNIMO", demuéstralo, que puedes hacerlo. Estoy segura.

Un beso.

felicitat dijo...

Hola Encarni,
Primero felicitarte por tan sabia entrada. Y decirte que Bucay tiene razón! Deja que tus pies te lleven, el destino ahí te ha puesto y lo haces muy bien. Ánimos y muchos besos.

Ana dijo...

Encarni, que bien acompañada estás! Lo digo por la multitud de palabras en color que te rodean,te acompañan, te abruman o te estimulan. Esa es tu vida y la de la mayoría de mujeres de nuestra sociedad; queremos hacer de todo y no SABEMOS prescindir de nada, ni siquiera de lo prescindible porque:¿quién lo haría?, porque no sabemos decir que no, aunque vamos aprendiendo.

En cuanto a Bucay, a veces uno lleva los obstáculos consigo, pero otras es que simplemente existen caminos más difíciles que otros y a quien le toca uno de estos se debe esforzar para conseguir cualquier éxito. Más que obstáculos vamos a verlo como retos, a ver si funciona. Un fuerte abrazo.

Comparto plenamente lo del capitalismo ¿en crisis?!!!!

Jose Vte. dijo...

No sabes como te entiendo, me he pasado los últimos años haciendo cursos sin parar y siempre con la sensación de que no servían para mucho. Al final era yo el equivocado y para algo si que han servido.
Yo siempre digo que a mi edad, el cerebro ya no es una esponja que absorbe el conocimiento, si no que es un trozo de madera que hay que traladarlo continuamente para que entre alguno.

Mucho ánimo que tu esfuerzo tendrá recompensa.

Un abrazo

Anna Jorba Ricart dijo...

Encarni...después de la tempestad viene la calma...y la satisfaccíón...nada es facil, ni lo regalan...ya verás que llegara todo tal como te mereces...eso espero y deseo para ti...eres luchadora...¡adelante¡..

Dilaida dijo...

He pasado muchas etapas de mi vida así. Tengo cuatro hijos, siempre trabajé fuera de casa y en casa y como me parecía poco siempre estaba haciendo cursos. Hace diez años tuve que dejarlo porque ya se me hacía muy duro, pero ahora añoro aquel ajetreo, aquellas noches sin dormir, porque al día siguiente tenía examen, aquella satisfacción por conseguir salvar otro obstáculo.
Ah! también muchas veces me pasaba como a ti, tenía que desconectar, siempre estaba la "amiguita" de turno que se aburría porque no tenía nada que hacer.
Bicos

ARO dijo...

Hacer lo que haces en el momento de la vida en que lo haces tiene mucho mérito. Y hacerlo debe estar lleno de dificultades, como tú comentas, pero también gratificante. Tu espíritu luchador queda reflejado perfectamente en tu relato y eres digna de admiración.

yraya dijo...

Qué querrá decir Bucay, cuando dice que los obstáculos los pusiste tu? lo interpreto de dos maneras:

a)que si no te hubieras impuesto esa meta que es aprender y estudiar, todo sería más llano...

b)que tarde o temprano a todo se llega cuando se quiere, sorteando poco a poco los obstáculos

Yo creo en la b), lo importante es llegar a la meta que te has fijado sin mirar el tiempo y pasando las dificultades propias de una persona llena de responsabilidades y seguro que lo consigues, mucho ánimo y suerte.
Un abrazo

virgi dijo...

Se ve que eres una luchadora enorme, llena de vida, de ideas, de optimismo, de ganas de aprender. Y también muy realista.
Me ha gustado de lo más que te he leído.
Adelante, la vida es de los valientes como tú.
Un fuerte abrazo

prometeo dijo...

Bueno, aquí va un poquito de mi brisa en este mar de razón y sentimiento en el que te manejas con singular soltura.
Primero, felicitarte por el contenido de este blog. Y si goza de excelente salud, mucho habrás tenido que ver en todo ello. Trabajo, mucho trabajo, reflexión, tiempo disponible o que sacas de no sé dónde por lo que cuentas y una gran dósis de perseverancia en lo que intuyes y sabes bueno para tí y para los demás que te lo agradecen. Lo cual, de algún modo, es ya una responsabilidad. Otra más, dirás. Pues sí, pero dudo que para tí sea una carga, sino todo lo contrario.
Esta entrada es un claro reflejo de todos esos "poquitos" de los que dices estar hecha: generosa, rebelde, luchadora, amiga, aprendiz .... Yo diría que te posee un espíritu indomable, feraz e inasequible al desaliento.

Por cierto, Encarni, escribes muy bien. En la forma y en el fondo.

Un saludo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Ánimo, Encarni, tú puedes, a pesar de los pesares, de los incordios, de las trabas y de las cargas y obligaciones. Si te lo has propuesto y te hace ilusión, lo conseguirás. Cuando acabes, saborearás el gozo de haberlo conseguido tú con tu sólo esfuerzo. La vida es de los valientes y la lucha es su distintivo. No te rindas, preciosa, aunque tienes todo el derecho a descargar los nervios cuando lo precises. Si lo haces aquí, te daremos un empujoncito para que continúes.
Un beso.

beker dijo...

Todas las cosas que se hacen con ilusión no deben tener época, proque a veces vivir a destiempo también es llegar a tiempo... y estos tiempos no perdonan, a nadie.... veremos a ver

Abrazos

nocheinfinita dijo...

Si la vida es una carrera de obstáculos, tú eres una buena atleta.

Estupenda entrada Encarni. Mucha fuerza.

Y muchos besos

noche

Utopazzo dijo...

A río revuelto, ganancia... eso es lo que mejor representa el momento en que esta crisis, como matizas en una pequeña pincelada, es para unos de una forma y para otros de otra. La gran crisis donde el capitalismo se mueve como tiburón en el agua y nosotros, escapando como podemos para no ser devorados...
No te engañes Encarni, el disco duro de nuestra (tu) memoria, tiene más capacidad de la que crees... una muestra esta entrada con ácida y ocurrente mezcla o potaje intelectual que debió cogerte en buen momento.
Un abrazo utopazziano desde hibernalia.

SEMA MIRANDA dijo...

Buena entrada Encarni, pienso como Utopazzo , el disco duro no lo tienes tan mal si has sido capaz de enlazar tambien tus sentimientos a la hora de plasmarlos.Pensar en ti de vez en cuando esta bien y es un ejercicio muy saludable sobretodo cuando se lleva a la practica.Un besazo.

elena dijo...

Hermana,
piensa en todo lo que has enseñado a tu alrededor, en quien ve y no ve.
Piensa tambien que para lo injusto, la lucha nunca es suficiente.
Suficiente.
Notable.
Sobresaliente.
Destacable.
Rico.
Infortunio.
Detestable.
Suerte.
Fuerza.
Riqueza.
Bajeza.
Trampas.
Sueño
y belleza.

No cambies nunca.
Aunque el mundo siempre se lleve -Insuficiente.

Otro abrazo!