lunes, 3 de marzo de 2014

Semana 10 de 52.SILENCIO



Ansío
beber tu silencio
y en tus labios posar las palabras
que no te digo.

Deseo
el lenguaje de tu cuerpo
que callado acopla al mío
los mismos silencios
que no me dices.

Y así
sin decirnos nada
que el silencio
sea solo uno.



Sindel esta décima semana nos propone la palabra SILENCIO, la única palabra que desaparece cuando se pronuncia.

16 comentarios:

María dijo...

Bellísima tu aportación, me ha encantado ese beber tu silencio, muy sensual tu entrada, felicitaciones.

Un beso.

Sindel dijo...

Precioso, sensual, romántico. Esos silencios que dicen todo sin ser rotos, un beso enorme.

Mark de Zabaleta dijo...

Simplemente...genial !

Mark de Zabaleta dijo...

Simplemente...genial !

Leonor dijo...

Precioso, Encarni. Maravillosos momentos llenos de silencios.

Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Un silencio de dos a mi, me duele.

emejota dijo...

Así ando por mi vida, en silencio, y no sabes lo bien que suele sentar, aunque convenga hablar de vez en cuando, pero poco. Besos preciosa.

Ana dijo...

Muy intenso en su brevedad, pero... por dios, es que nadie puede romper ese silencio?!!!

G a b y* dijo...

Una entrega de emociones y sensaciones a puro sentido... y que deben disfrutarse en ese silencio tan ricamente compartido.
Romántico y sensual...
Besos!
Gaby*

casss dijo...

no lo hay mejor...

besos

Ester dijo...

Precioso. Aplausos

Juan Carlos dijo...

Silencios que quieren comunicar y así lo logran. Muy bonito. Besos.

Neogéminis dijo...

Unirse a través del silencio...qué buena propuesta!
=)

Ilesin dijo...

Un silencio lleno de una bella melodía.
Besos

Jorgelina D dijo...

del silencio parte un lenguaje que solo dos pueden comprender, porque no solo las palabras son necesarias, posibilidades de comunicarse y decirle al otro lo que tiene ganas de decir... ¡cinco sentidos tenemos! me encantó como se fueron conjugando en tu poema.
¡saludos!

Pepe dijo...

A veces, cuando los cuerpos se funden, hablan tan bien y tanto que las palabras no son necesarias y los silencios se convierten en un preciado don.
Un fuerte abrazo.