viernes, 13 de septiembre de 2013

Este Jueves, anuncio.

 

No entendía como llegaban tantas cartas a su apartado de correos.  Las primeras le parecieron un broma;  pero cada día llegaban más cartas de mujeres de todas las edades  y de diferentes direcciones, solicitando ser entrevistadas para un viaje en  yate.   Lo que al principio le incomodó,  resultó ser toda una experiencia. Leía con  curiosidad e interés cada carta, porque detrás de cada una de ellas,   había una mujer que le contaba una pequeña parcela de su vida;   le describían como eran físicamente, lo que habían vivido hasta ese momento y algunas, más atrevidas,  les narraban sus sueños más eróticos.
Más tarde,  pensó que debía de tratarse de  un error, alguien se equivocaría  al redactar la dirección,  pero se sentía tan feliz con la lectura de las cartas,   que las dobló  como un secreto.
Una mañana en su despacho, mientras ojeaba el  diario, se le ocurrió mirar en la sección de los anuncios, cosa que no hacía habitualmente. En él, encontró el  anuncio de un señor de cincuenta años que ofrecía un viaje alrededor del mundo en un yate.  Miró más abajo y reconoció el apartado de correos  donde él recibía la correspondencia. Comenzó a preguntarse quién se había atrevido a  poner el anuncio con su dirección postal.  Caminó por la habitación con algunos nombres rondando por su cabeza.
Sonó el teléfono y  descolgó sin ganas.
—¿Has decidido  quién te vas a llevar de viaje? – preguntó una voz conocida.
—¿Has sido tú? ¿ Papáaaaaaaaa, cómo has podido hacerme esto?
—  Tú solo elije.  Los gastos van de mi cuenta.


19 comentarios:

Tracy dijo...

Jajaja qué sorpresa.

Carmen Andújar dijo...

Muy buena y sorpresivo. Ese padre le quería dar un empujoncito.
Un abrazo

JACC dijo...

Algunos padres se resisten a reconocer que sus hijos crecen y continúan organizando la vida de éstos, aunque sea con la mejor de las intenciones. Saludos

JACC dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Con gastos pagados. Le tendría que agradecer al padre.

Anónimo dijo...

Si,de darle un enpujoncito,de arancar el corazon por completo,para tirarlo al agua que se lo comieran los peces. Un besaso

Leonor dijo...

Estos padres que no pueden dejar de organizar la vida de sus hijos.
Bueno si paga los gastos y se queda contento.

Besos

Teresa Oteo dijo...

Pues mal está que organice pero yo quiero un papá así jjajaja
Besos anfitriona de anuncio!!

San dijo...

Papas entrometidos, siempre con su buena intención, claro...
Un abrazo.

LAO Paunero dijo...

divertido y sorpresivo!! ¡felicidades Encarni!!

G a b y* dijo...

jaja! a veces los padres se preocupan demasiado! Muy buena historia! El aviso sugerido viene cosechando relatos de lo más variados. Gracias Encarni por la propuesta y el acogimiento.
Besos y lindo fin de semana!
Gaby*

mariajesusparadela dijo...

Que bueno, Encarni. Me ha encantado.

Juan Carlos dijo...

Muy bien traída la entrada. Por cierto, ¡eso es un padre!
Muy buena conducción, amiga. Besos.

Pepe dijo...

Me ha recordado la escena, recurrente en el cine donde un padre lleva a su hijo a una casa de citas para su primera experiencia sexual. Más sofisticado, más glamuroso, pero en el fondo, la misma situación y la misma injerencia en la intimidad del hijo. ¿Cuando entenderemos los padres que la vida de los hijos es suya?.
Un abrazo.

Matices dijo...

Tal como ha dicho ese "Papaqaaa", no problem, fijo...
El caso es que lo disfrutaba pero no hubo una que le llamara la atención ¿aceptará aún así? to be continued?
Un beso!!

Sindel dijo...

Un pequeño empujón para que la hija tenga un encuentro y quiza llegue a ser feliz. Qué sorpresa, no sé si me gustaría que me hagan algo así.
Muy buena historia!!!
Un beso.

Alfredo Cot dijo...

Original el papá y un poco "metementodo" pero... sarna con gusto, no pica.
Muy divertido final.
Besos

casss dijo...

Genial!!! me encantó!! fresco y entretenido.

besos

Charo dijo...

El padre, con toda su buena intención, quiere ver feliz a su hijo porque quizás lo ve demasiado solo, pero tal vez debería haberle preguntado primero, por que ¿Y si el hijo prefiriera compañía masculina para el viaje en yate en vez de femenina?
En cualquier caso, un relato divertido.