jueves, 9 de enero de 2014

Este Jueves, un regalito con inspiración


        Decidió que para romper la distancia de nuestras pantallas nos conociéramos en la mejor cafetería de la ciudad.  Le dije que llevaría un pañuelo rojo en la cabeza a modo de felpa,  él comentó que me haría una foto nada más verme.  Cuando disparó el flash, sorbía de mi taza de café mientras se cruzó una de mis fantasías. Al acercarse  a mí, me  insinuó que en aquella foto  quedó grabado  también mi pensamiento. Después me dejó la llave de su hotel para compartir el suyo.

Más regalitos  en casa de Gaby

25 comentarios:

G a b y* dijo...

wow! y ahí la instantánea de lo que podría ser el momento mágico... claro, que las chispas de la magia del encuentro, seguro se encendieron después!
Un breve relato...y una larga historia de amor?
Gracias Encarni por tu compañía en este jueves!
Besos:
Gaby*

Lucia M.Escribano dijo...

Sutil forma de conocerse y empezar una historia que quizá sea larga y bella en el tiempo.
Es bonito pensar que el amor se cuela por cualquier rincón que puede.
Besos amiga.

Lucia M.Escribano dijo...

Sutil forma de conocerse y empezar una historia que quizá sea larga y bella en el tiempo.
Es bonito pensar que el amor se cuela por cualquier rincón que puede.
Besos amiga.

Lucia M.Escribano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que bien aprovechaste la imagen que elegí yo.
Muy bien imaginado eso del pensamiento fotografiado. Un encuentro que promete una brisa de Venus.

Tracy dijo...

Lo has bordado.

rosa_desastre dijo...

Las palabras justas para dejar abierta la puerta de su habitación y la de nuestra imaginación... Un flash con mucho arrrrrrte.
Un beso

Matices dijo...

Cuanta historia en tan poco para perderse en los recovecos de la imaginación.
Besos!!!

LAO Paunero dijo...

Elaboraste una buena historia.... da para otros capítulos. ¡Saludos Brisa!

Pepe dijo...

Me ha gustado mucho tu relato. La imagen refleja un gesto de sorpresa. No sé si en esa instantánea quedo guardado su pensamiento, pero me gusta la idea como excusa para invitarla a conocer también el pensamiento del fotógrafo. Puede ser el comienzo de algo grande y duradero.
Un abrazo.

Sindel dijo...

En pocas palabras una gran historia. Y que bien le diste sentido a la imagen y a esa mirada que tiene la chica.
Muy bueno, te felicito.
Un beso.

Maria Jose Moreno dijo...

Te adivinó tus intenciones jajaja ¿en que estarías pensando? Muy bueno. Un beso

Carmen Andújar dijo...

Muy buen final, una perfecta cita.
Un abrazo

Mar dijo...

Quizá tuvieron el mismo pensamiento...? Humm dejas el final abierto a cualquier cosa... ;-)

Bss.

Loquita Diplomada dijo...

Me gusta la sorpresa del rostro ante la captura de la cámara. Tu relato describe no solo la escena sino que nos invita a imaginar el resto.
Un beso!

Montserrat Sala dijo...

Muy rebién querida encarni. Tu relato que dice tanto con tan poca palabras, me ha encantado.
Te mando un abrazo en vuelo directo. Un beso.

Mark de Zabaleta dijo...

Tren directo y sin paradas...

Saludos

Natàlia Tàrraco dijo...

Breve historia que empieza con foto, continua con pensamiento y acaba con llave, excelente encuentro, que prospere.
Basta mirar la imagen y se disparan muchas cosas, genial y tentador.
Besito de año nuevo.

Juan Carlos dijo...

Puede ser perfectamente el origen de esa foto, de esa mirada sorprendida y atenta de la chica.
Besos.

Neogéminis dijo...

Me encantó eso de "quedó grabado mi pensamiento"
Linda historia!
=)

censurasigloXXI dijo...

Seguro que esa cara se le quedó para siempre en la retina :))

Un besito y tu descafeinado.

Charo dijo...

Nos has contado una historia muy bonita con muy pocas palabras y además nos dejas imaginar con ese final abierto lo que nosotros queramos...qué bien!!
Un beso

casss dijo...

Deforma breve, sencilla, encantadora, has resuelto con brillantez, el desafío.

Te felicito y te mando muchos, muchísimos abrazos.

San dijo...

Una chulada, si señora, una chulada jajaa, eso es un buen comienzo, luego...lo que tenga que ser.
Besitos

Esilleviana dijo...

Tu microrrelato es perfecto: directo, sorprendente, preciso, encantador y muy imaginativo porque deja abierta la puerta de cualquier hotel...

un abrazo :))