sábado, 18 de mayo de 2013

Los colores del bosque

Los colores del bosque de José Luis Villagrán

Caminaban desnudos, descalzos y cogidos de la mano.  Se adentraron en el bosque acompañados por el ruido del viento entre las hojas de los árboles,  el camino se impregnaba de un olor dulzón que salía de la tierra  mezclado con el   perfume de  plantas aromáticas que podía distinguirse  con facilidad porque embriagaban el entorno. En un claro del bosque el hombre y la mujer se detuvieron  a cubrirse con los tímidos rayitos de sol  que  se colaban  entre el ramaje de los arbustos.  Ambos cuerpos notaron la calidez de la luz sobre la piel, y se miraron a los ojos, cada uno diluyéndose en la mirada del otro para juntar sus cuerpos en un abrazo  preñado de caricias. La mujer  se alza de puntillas para saborear  la tarde en  los labios de él  que húmedos entreabre su boca y  paladea un largo  beso. Y llegan otros besos que miman  los sentidos  alrededor del cuello y, las manos  se posan como mariposas en  la nuca, con los dedos enredados en el pelo.  El amor se acuna  bajo  el vientre  y el deseo  se abre como  las flores , como el pecho que guarda los latidos.  Ambos cuerpos ruedan entre la hierba enlazados  en un nudo de piel  y de carne,   de silencio y deleite. La tierra se mece como la brisa,   empujada   por  el aliento humano   hacia el centro de la vida, y la vida se funde   en ese beso único  que llena el alma  de  gozo, y el  espíritu se disuelve  con el aire.

10 comentarios:

San dijo...

La entrega en cuerpo y alma, la vida en todo su explendor.
Un abrazo.

Alis Imaginaria dijo...

La historia preciosa, y leerla es un placer para el espiritu. Me ha encantado.
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

"la tierra se mece como la brisa"...de Venus, nunca mejor aplicado.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un ejemplo de lo poderosa que puede ser una brisa de Venus.

Ana dijo...

¡Encarni! Voy a buscar el ajonjolí...

Muy bonito. Besos.

Montserrat Sala dijo...

Otro relato sensual y hermoso, marca de la casa. Esta línea se te da muy bién. Pienso que no deberias de dejarla.
Preciosa pintura.
un abrazo grande

Toni dijo...

Un soplo de bosque bien coloreado.

Besos!

Sarah- Writter dijo...

Madre mía, ¡ cuánta pasión! la foto es preciosa, sugerente. Me ha encantado como has descrito el romance apasionado de esos dos humanos hambrientos el uno del otro. Bien hecho! Un abrazo, poeta.

:)

Esilleviana dijo...

Es cierto, es todo un deleite para la imaginar ver tus palabras en la mente, mientras disfrutas de esta lectura tan placentera. Eres una verdadera maestra transmitiendo emociones y sensaciones positivas con tus letras. Eso es una virtud que no todos poseemos jaja.

es una preciosidad Encarni.

un abrazo

Fabián Madrid dijo...

Gracias Encarni por este premio.

http://ferliteraria.blogspot.com/b/post-preview?token=1SxHyj4BAAA.L8bMl0J5fjYto2qiPqoSfg.VIgpo7jaxco-WIH1dIr-jQ&postId=3531544155947528108&type=POST

Un beso.