domingo, 22 de enero de 2012

La única verdad


Fotografía: E. Fernández


Al quedarse sola,
sostuvo la única verdad
que quiso esconder, sin embargo,
se extendió como una sombra.

Rebuscó entre los cajones
alguna que otra verdad
arrinconada en el olvido,
y sólo halló nubes de lluvia.

Cerró la puerta y aprisionó
ese mañana de largo silencio,
que como ella, pendía de un hilo.

13 comentarios:

diego dijo...

¡Cómo os envidio a los que sabéis escribir poesía...! Yo, pajarólogo empedernido y poeta imposible, me conformo con descifrar la identidad del ave colgada del hilo. Tórtola, sin duda, pero ¿turca? ¿común? Solo ella conoce su verdad.

Dilaida dijo...

Estupendo poema, me gusta.
Bicos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué sensación de desamparo produce sentirnos como títeres que pendemos de un frágil hilo. ¿Quién no se ha sentido así alguna vez? Porque la verdad como tal, como absoluto, no existe, sino verdades temporales que nos sostienen una época. Siempre nos toca edificar el nido, en cada estación, en cada día.

Azulceleste dijo...

Expresar lo que siente y del modo en que lo haces es un privilegio que posees
Enhorabuena
Abrazos paisana
Acabo de pasar un emotivo rato leyendo tu blog. Es un honor pasar por aquí para leer lo que nos ofreces

Sindel dijo...

No se puede tapar con una mano el sol, la verdad tampoco...
Es mejor aceptarla, y te lo digo porque yo estoy intentando hacer eso.
Un beso.

San dijo...

A solas se enfrenta la verdad, así cara a cara, no puede uno esconderse, triste pender de un hilo.
Un beso Encarni.

MariluzGH dijo...

Me identifico con todos los versos... alguna vez sí me sentí así. Es magnífico saber expresarlo tan bien como tú has hecho

dos abrazos :)

Montserrat Sala dijo...

Un privilegio, saber engarzar esta retahíla, de letras, de palabras, y darles el sentido que tu te propones y de manera tan brillante.
Recibe un abrazo fuerte y cariñoso.

nocheinfinita dijo...

Palabras dolientes y tristes... como la imagen.

Un beso fuerte

Esilleviana dijo...

La verdad es volátil, como un avecilla y a la vez, sutil e inestable.

TUs versos son perfectos. Me encantó.

un abrazo

José Vte. dijo...

Dominas también muy bien el poema, como haces con la narrativa. Siempre es un placer entrar a leerte. Esa si que es una verdad real y positiva.

Un abrazo

Neogeminis dijo...

Difícil trance que debe estar pasando la mujer de tu poesía. Pender de un hilo -o sentir que así se está- es una expresión muy gráfica para dar a entender una situación de real inestabilidad.
Ojalá encuentre la manera de sostenerse..

Un abrazo.

virgi dijo...

Ni las nubes podrán ayudarnos a reforzar ese hilo. Me llega un aroma triste, aunque veo algún rayo de luz entre las rendijas de la puerta.
Besos, Encarni