martes, 30 de agosto de 2011

Un cuento chino y más cuentos...


El sistema tal y como estaba planteado nos había enseñado a ser independientes, a que todo se podía comprar, a que todas las necesidades se cubrían individualmente sin necesitar al vecino o vecina, al compañero o compañera de trabajo, y, si en alguna ocasión necesitábamos ayuda recurríamos a la familia más directa. Nos habían enseñado a prescindir de los demás en multitud de ocasiones, en otras, se valoraba la utilidad de las amistades para conseguir algún favor, eso, entraba dentro del juego. Todos sabemos de los padrinos y apadrinados, lo hemos visto como algo común y hasta normal. La idea de compartir en estos tiempos era un mero valor que se debía de aprender en la escuela, pero que luego no se materializaba o muy poquito. La idea general y extendida hasta el día de hoy es, búscate la vida para bien o para mal. La solidaridad parece ser un valor para pobres.

Todo esto viene a raíz de haber visto la película ‘Un cuento Chino’ protagonizada por Ricardo Darín. En la película el protagonista mantiene una ferretería como buenamente puede, colecciona recortes de periódicos con noticias imposibles y conoce de forma fortuita a un chino que tras una tragedia viaja a Argentina para buscar a su tío. Roberto (Ricardo Darín) lo lleva a su casa hasta que éste encuentre a su tío. No quiero desentrañar la película, pero me llamó la atención del guión, la hospitalidad –algo obligada por otra parte- que el protagonista brinda a un extranjero y la falta de comunicación verbal que existe entre ellos, no así la comunicación no verbal como los gestos, las miradas, el movimiento del cuerpo, etc.

Esto me llevaba a recordar historias de la postguerra que me contaba mi abuelo de cómo compartían las habitaciones de una misma casa. En cada habitación había un matrimonio o familia compartiendo el resto de la casa como la cocina y el baño, compartiendo la comida y las cartillas de racionamiento, los problemas e incluso cierta intimidad que no cubrían los tabiques. Me contaba las reuniones que mantenían alrededor de un brasero y las anécdotas que se contaban, algunas imaginarias, otras verdaderas pero en todo caso para pasar el tiempo.

Después, he recopilado algunas noticias de actualidad tal como hiciera el protagonista de la película, no con el afán de coleccionarlas sino de reconocer en ellas que son tan reales como que; en agosto subirá de nuevo el paro, las hipotecas bajan un 42’4%, el PP se niega a imponer un impuesto para ricos, la nueva ley de residuos obliga a los chatarreros a hacerse autónomos y sacarse un permiso municipal especial, con multas de hasta 4.000 euros si se incumple esta ley. En Sevilla la ordenanza de multar a los gorrillas aparcacoches ha dado un paso más, los que son pillados haciendo este trabajo se le requisará todo el dinero que lleve en los bolsillos.

Entre todas las noticias, me detengo en una que a primera vista parece buena; las empleadas de hogar tendrán los mismos derechos que el resto de los trabajadores del régimen general a partir del 2012.Con la nueva ley, el empleador deberá formalizar un contrato sobre las horas semanales, el precio de esas horas y la cuota a la seguridad social correspondiente que le pertenece como empleador/a.

También, me informa mi hermano que en el poniente almeriense están visitando todos los invernaderos para hacer otro tanto con los sin papeles que trabajan bajo los plásticos, como ya hicieran en la recogida de aceituna en la campaña pasada en Jaén. Yo, que conozco el poniente almeriense, y sé que cuando comenzó la inmigración magrebí a hacer acto de presencia en el sector agrícola éste había sido ocupado mayoritariamente por mujeres y familiares de los agricultores, sé, que al principio aquello de pagar menos por hacer el mismo trabajo fue un chollo hasta que los inmigrantes comenzaron a exigir sus derechos. Y después de valorar todas estas noticias, tengo la extraña sensación de que se está persiguiendo a los pobres, de que se está rebuscando entre la pobreza, entre los contenedores de parados tratando de reciclar algún material humano que sobreviva en esa economía sumergida y poner de nuevo en los escaparates del capitalismo como nuevo mercado laboral. Pero deben ser los nuevos contratos sociales que están emergiendo y que tratan de REFORMAR todo lo que huela a Rousseau.

Por eso, y no por otras cuestiones, necesitamos verdaderos cuentos chinos, como que esta crisis ha pillado al mundo mundial en gayumbos y hay que recortarles el flequillo a los gastos sociales, y por tanto, hay que poner un techo de cristal al déficit y todo esto sin pasar por vicaría. Cierran hospitales, amenazan con cierres las farmacias por impagos y echan profesores/as a la calle porque la cosa está tan mal que no hay dinero para nada, porque se ha gastado todo en rescatar bancos.

Pero aún hay más cuentos chinos, Kiko Arguelles ha de preparar a 20.000 sacerdotes para exportar la cultura cristiana a ese enorme país que es China y tiene más de 300.000 preparados en la línea de salida como el nuevo ejército liberador del laicismo ponderante a nivel mundial. Estamos salvados. En los tiempos que corren hacen falta vocaciones y a falta de ideas el Vaticano copia sus Jornadas Mundiales de la Juventud a esas que formaron en su tiempo la Federación Mundial de la Juventud allá por el año 1945 y de ahí lanzar al sacerdocio a miles de jóvenes con la misión de atajar la crisis de valores que existe. Y yo que pensaba que la crisis era financiera y económica. Y tal vez, como China se está convirtiendo en una potencia competitiva a nivel económico y mundial, la iglesia y sus kikos tengan miras de verdaderos empresarios y estén poniendo las bases del verdadero Camino Neocatecumenal y con ello salvar algunos muebles a la iglesia y al Vaticano.

Y volviendo a la película – ya que recorté bastantes noticias imposibles- vayamos a la idea principal de que el protagonista abre su casa a un desconocido y humanamente le ayuda hasta solventar sus problemas. Me pregunto ¿cuántos de nosotros/as estaríamos dispuestos a abrir nuestra casa, -contando de que al terminar este texto aun tuviéramos una casa donde vivir- a un desconocido? ¿Y a un familiar o conocido?

Para finalizar, recojo una frase que circula por la red: “En el pasado tú eras lo que tenías, ahora eres lo que compartes” de Godfried Bogaard. Esto a nivel virtual queda hasta bonito, cuando se materialice en el mundo real, donde todo duele por la cercanía, no sé hasta qué punto seremos lo que compartimos y si nos quedará algo para compartir.

Esta crisis es la gran vaca que nos ha caído.



22 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Imposible comentar, Encarni. Solamente te diré que conozco un poema que dice"y sé todos los cuentos" (no sé si es de Leopoldo Panero.

mariajesusparadela dijo...

De León Felipe. Y comienza:
"Yo no se muchas cosas, es verdad/digo tan solo lo que he visto"

Isabel Martínez Barquero dijo...

Hemos acabado con los todopoderosos ejecutivos que lo pueden todo por sí mismos, hemos acabado con el estado del bienestar... O mejor: han acabado con nuestros fondos, los hechos a costa del sudor de todos, es decir, de los de siempre, los que somos blancos, sin nada que ocultar. Y, ahora pagaremos y compartiremos los de siempre. Peo a eso estamos más que acostumbrados.
Un beso, querida Encarni.

Encarni dijo...

Cierto Mª Jesús conocía ese poema de León Felipe, lo voy a traer
Aquí

Después de saber todos los cuentos ¿qué podemos hacer? Muy poco.

Encarni dijo...

Isabel el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación, y lo que viene de arriba nos está aplastando,entonces, habrá que volver a los valores de antes, el tiempo lo dirá, ya veremos.
Un beso gordo.

ana dijo...

Una entrada magnífica y completísima, no estamos quedando en bolas y con una mano delante y otra detrás, y me temo que da igual que sea la derecha o la izquierda la que gobierne, van a por pobres, a por nosotros,¿y qué hacemos? sólo nos queda seguir con la indignación y la protesta.

Un besico.

Ysupais dijo...

Que post tan intenso... pienso que se te habrá quitado un peso de encima poniendo aqui todas esas verdades...
Acabo de oir en la SER a un político, creo que era sevillano, pero no pillé el nombre que habia que poner limites al déficit para los que no se fien en el futuro de los politicos...
Como se te queda el cuerpo ¿

Besillos.

emejota dijo...

Encarni, rra, rra, rra. Bah, no tiene merito, es lo que tiene el compartir .... enfoque ...... al menos. Seguro que tambien compartiriamos cantidad de carcajadas.
Gracias por hacer una exposicion tan clara y tan clarita.
Me parece que en cierto sentido, menos en el familiar, mi señor padre me lo dejo clarito desde bien jovencita: Niña... me dijo..... todo es cuento. Bueno, me imagine que existirian sus excepciones, pero bien advertida me dejo. Luego solo he tenido que ir ratificando. Ya ves eso de vivir con preaviso tambien es una manera de recibir herencias. Beso.

emejota dijo...

Perdon, iba tan deprisa que me he "clareado" demasiadas veces, uff que mal al releerlo.

San dijo...

Encarni no se donde lei que quien más comparte es el que menos tiene y va a ser que es así, lo demás suena a esos cuentos chinos que dia a dia escuchamos, cuentos que intentan adormecer conciencias. ¿cambiaremos?
Un beso.

Carmela dijo...

Buena película.Y lograda interpretación de Darín.
Gracias por difundirla.
Vale la pena ver, además :"El secreto de sus ojos"(protagonizada también por Darín ) en la que se retrata la impotencia ante el delito.La impunidad y la injusticia manejadas por los hilos del poder.De total actualidad.
Un abrazo.

Montserrat Sala dijo...

Buenos dias Encarni: te ha salido de un tirón. con esto se nota lo enojada que estás. Y con razón. Y quién nó?
Noa has ofrecido todo un reccital de verdades, una letania de palabras llenas de reivindicacioones n. Te apoyo en todo, te sigo en todas las líneas del inforne. y plas! plas! plas!
un abrazo

NINA dijo...

Justamente la ví hace un par de semanas... y me encantó.

Sobre lo demás que cuentas, pues... me alegro por las empleadas, por los sacerdotes, por el sector agrícola y demás...

Te vas a dedicar a recortar historias chinas?

jijiji... bacione

Anónimo dijo...

Yo conozco a uno que lo hizo, incluso se casó con el chino, que resultó ser una princesa italiana. Y esto es verdad, la ciencia lo dice y yo no miento.

Dilaida dijo...

Es una enrada estupenda y una buena forma de desahogarse, porque la educación nos impide comprar 2 ó 3 docenas de huevos y tirarselos a unos cuantos que están comiendo gracias a nosotros y por encima nos fastidian.
Bicos

Dilaida dijo...

Quería decir entrada, perdón

Encarni dijo...

ana, pretenden dejarnos con el culo al aire para que nos de el fresquito ya que de seguir así las cosas sólo tendremos eso. Un beso guapa.


Ysupais, lo que diga ese politiquillo son excusas, nos quieren meter la burra por cojones y le ponen todos los adornos que pueden, se creen que somos retrasados, pues no.
Besos.

emejota, quedó bastante claro, jejeje. Los cuentos están bien en la infancia para desarrollar la imaginación, estos cuentos que nos cuentan los politicos y los medios de comunicación sirven para todo lo contrario. Sino a la vista está. Un beso.


San, claro que tendrá menos el que comparte, sencillamente por eso, y también por eso comparte lo poco que tiene, hay está el mérito. No sé si cambiaremos pero la realidad nos va a poner a prueba. Ya verás. Un beso.

Carmela, Darín siempre me ha gustado, da igual que película sea. También vi esta película que dices y me encantó como estaba tratado el tema.
Lo demás que he añadido ha venido por una relación de ideas, y por mi indignación, claro.
La película está muy bien.
Un beso.

Encarni dijo...

Montserrat, porque aquí no se puede gritar, bueno creo que poniendo las letras en las mayúsculas es señal de gritar, pues sí, ESTOY INDIGNADA CON EL SISTEMA!!!. Perdón no era a ti. Si me queda el pateleo, eso haré. Un abrazo.


NINA, esto era como un pequeño debate después de haber visto la película, que me puse a reflexionar, como estoy de vacaciones me da por pensar, ya sabes para no aburrirme.
Lo de las historias chinas, si son picantes, lo mismo me lo pienso, jiji.Un besote.


Anónimo, eso puede llegar a pasar porque el afecto llega a ser algo más. Y si existe una excepción que confirme la regla, es tu historia de ese protagonista en otra película muy parecida, pero con un guión muy real, como la vida misma, como real es esa princesa italiana y su Darín particular. Un abrazo.


Dilaida, en algunas representaciones teatrales antiguamente oí que podían llevarse tomates si la obra no les convencía. Para la representación que están haciendo los políticos/as los huevos estarían que ni pintados, yo te acompañaría para tirarlos.
Un beso.

nocheinfinita dijo...

Por muchos cuentos chinos, cada vez nos creemos menos.
Una entrada muy cierta y muy bien dicha. La suscribo. Y compartir es un verbo que parece que congujamos poco.

La peli no la conocía, gracias por la recomendación, me la apunto.

Un beso

Esilleviana dijo...

Vaya post!!
solo hay que devorarlo, pero no apresuradamente, mejor con calma y releyendo todos los párrafos porque todos son interesantes.
No conocía la película pero sin duda nos la presentas muy bien, apetece perderse entre el susurro argentino de R. Darín y observar esa comunicación no verbal entre él y el hombre chino que busca a su tío. Sin duda, no conozco a nadie que esté dispuesto a acoger a un extranjero a su casa mientras éste resuelve sus problemas... somo (me incluyo) demasiado desconfiados, supicaces y recelosos como para abrirnos a desconocidos; no tenemos carencias, como el ejemplo que tan bien explicas sobre las historias que te contaba tu abuelo en los días posteriores a la guerra civil... y eso hace que prescindamos de los demás y cada vez, poco a poco, seamos más individualistas y nos hallemos más aislados. Y todos los problemas a los que refieres en este post: recortes sociales, desatender la sanidad y la educación, solo trae problemas, más diferencias de clases sociales y discriminación.
Tienen que llegar épocas mejores, no crees??

escribes muy bien. siempre es un placer leerte.

un abrazo

Ana dijo...

Muy buena entrada Encarni. Poco que añadir a la situación político-económica (son lo mismo, no?) que analizas con evidente aporte crítico; la época de vacas gordas se acabó incluso para los que nunca nos beneficiamos de ellas...pero voy a centrar mi comentario en la pregunta que nos diriges, en la de compartir tu casa, tu comida, tu vida con un desconocido...es evidente que muy pocos lo harían, precisamente este modelo político, económico y añado ahora, social, se ha encargado durante años de prepararnos para el consumo irresponsable y la competencia, no para el consumo sostenible y la solidaridad. Pienso que la ley de la supervivencia nos empuja siempre a adaptarnos a las situaciones, favorables o adversas, así que esperemos sacar lo que hubiera de positivo, ya que visto lo visto, adaptarse por el fruto del aprendizaje pare una mera utopía...que no aprendemos vaya, y que quiero ver la película.

virgi dijo...

Darín me encanta, ya había leído algo de la peli, ahora con tu entrada, me la apunto.
El cine y otras artes nos ayudan a pensar y a disfrutar en tiempos de desvergüenza como éstos.
Besitos