martes, 7 de septiembre de 2010

No pudo ser.


No.

No se puede ofrecer la vida con un beso

porque la vida afila sus dientes

y muerde el corazón sin preguntas, y zarandea

los sueños que han vestido cometas,

o pueden hundirse en la sequía de un verano

o consumir el fuego en soledad

y morir

un poco

y vaciarse como un recipiente en una carta

y ahogar con agua la desdicha.

Pero yo guardé besos de papel

que me desvelan una noche húmeda

cuando asoman tus ojos de mayo

para desabrocharme la piel, y desnuda

ya de ausencias, anhelo el agrio zumo

de tus labios, para que no muera la dama

celta que se adentro en el bosque y halló

un claro de luz para no perderse.

Y me sujeto a las palabras, con el peso

de unos renglones que susurraban en mi oído,

abierto el sobre de tu escritura

y me dejaba un trozo de luna

en la que respirar la noche.

Pero, a golpes de sol, me despierta la vida

y separa mi camino como una brecha.


15 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, sí, sí se puede. Un solo deseo, un único y verdadero deseo puede bastar para sostener el peso de la vida. No ha sido malo, entonces... La función de la literatura no es imitar la vida, ni siquiera mejorarla o hacerla digna: el arte devuelve a la realidad -cuando esta es aburrida y extraña a nosotros desde que abandonamos la infancia y la juventud- la vida misma.

Anónimo dijo...

Se echaba de menos otro poema tuyo. Me alegra que estes inspirada.

Saludos, escritora.

Miguel Ángel dijo...

Chica, tú sí que vales.

latrís dijo...

Uy Encarni, me encanta ésta faceta tuya de poeta. Te sienta genial, la tienes que sacar más a menudo!... y nos deleitas!
Un besote preciosa!

mariajesusparadela dijo...

Ja: yo he visto perderse a muchas personas, guiadas por la luz del claro de luna...
Precioso, Encarni: brisa de Venus, exactamente.

Alice dijo...

Como llevo poco por aquí, no conocía esta faceta, pero me ha encantado, tendré que cotillear un poco más en tu blog!

Un beso

Calvarian dijo...

La vida es así. Yo aún guardo todos los besos, por si, con el tiempo, aparece alguien que soñaba con ellos.
Bésix

emejota dijo...

Chapeau amiga. Me gusta leer tus versos, dicen tanto de tu belleza interior. Un abrazo.

Encarni dijo...

Anónimo para mi la literatura debería ser como recoger siempre la misma fruta que un día se plantó. Es decir si los sentimientos en un determinado momento se plasmaron, cuando más tarde se vuelve, o las veces que se regrese a ello, aquello sigue allí como si no hubiera pasado el tiempo.
Un abrazo.

Encarni dijo...

Anónima, la inspiración resulta casi como un presentimiento, o una premonición, tal vez sea el otoño, dicen que es el tiempo de los poetas, pero yo soy una aprendiz.
Saludos hasta tu rincón.

Encarni dijo...

Miguel Angel, gracias por tu comentario, eres un primor.

Querida Latrís, la poesía viene y va como una viajera, y siempre te visita cuando menos te lo esperas (vaya salió un pareado, ¿lo ves?) y esta vez me visitó silenciosa.
Un besote.

Ay, Maria Jesús, cierto lo que dices, conozco algunos casos que han seguido un claro de luz o un claro de luna, en estos casos es importante saber como esta la luna, siempre es mejor que sea creciente. Un abrazo.


Alice, la poesía es a tiempo parcial, es caprichosa y llega cuando quiere, pero si insistes te dejo cotillear, no tengo secretos.
Un beso guapa.

Calvarian es mejor guardar este tipo de cositas, no vaya a ser que nos hagan falta algún día. Un abrazo.

Emejota, creo que todo lo que escribimos, incluso dependiendo del resultado es un poco nuestro. Un abrazo querida seguidora del club.

beker dijo...

La vida y los sueños, la realidad y los deseos.. y otra vez la vida; un discurrir de miradas que se mezclan en la noche y que el amanecer despierta. Excelente. Besos

Anónimo dijo...

Ya no siento ningún temor porque la dama celta seguirá iluminando las noches con su canto. Y cuando venga a llevarme con ella a su bosque para siempre, avrà i tuoi occhi.

Encarni dijo...

Beker así es la vida, y ¿qué sería de la vida sin sueños? Por eso, te deseo felices sueños.
Besos.

Encarni dijo...

Anónimo muchas veces la realidad es una hermosa luz que nos ilumina el camino sobre todo en la noche nos puede servir de faro.

Un abrazo.